lunes, 20 de diciembre de 2010

Zarautz, Francia, Navidad

Después de unos cuantos días de inactividad surfera, este fin de semana hemos vuelto al agua. La verdad que se me ha hecho bastante largo, aunque realmente llevara sólo 2 semanas sin darme un baño. Supongo que después de estar toda la semana en remojo, la inactividad era más dificil de sobrellevar.
El caso es que este fin de semana ha tenido de todo un poco.
El viernes estuve en Essus, mítica tienda de Zarautz, y donde casualmente me compré mi primera tabla, encargando una tabla nueva...
Quedé con Liria, compañero de clase en el colegio, y que tiene la suerte de vivir ahí y surfear desde hace unos 20 años, y con el dueño de la tienda, Jose Antonio San Segundo, más conocido como "Sanse". Antes de pasarnos por la tienda, nos tomamos un café en el bar de Liria, "Café Marmol Malecón". http://www.facebook.com/#!/pages/Marmol-Malecon/139893159380212?v=wall Allí se puede disfrutar de un buen ambiente surfero, y de unas cuantas fotos de algún temporal que pasó por encima literalmente del bar. Es increible ver hasta dónde puede llegar y qué puede hacer el mar.

Después, ya en la tienda, que está cerrada por obras hasta abril, departimos un rato amigablemente sobre tablas, viajes, etc... y encargué mi autoregalo de reyes.
El domingo, Josu y yo nos fuimos directos a biarritz, ya que las previsiones de 1,7 metros, no prometen nada interesante en Hendaya. A las 10 estábamos en Cote des Basques, pero el panorama era triste. 2 personas en el agua, y olas sin fuerza y sin definir... ya me veía de vuelta a casa...
Decidimos echar un vistazo a Hendaya, ya que está más resguardado, y puede que esté mas ordenado. Al llegar, nos encontramos series perfectamente ordenadas de 1,5 metros, por lo que no nos lo pensamos mucho... nos cambiamos y al agua. Pese a los 8 grados, el sol hacía mas agradable el día, y poco a poco, aparecía más gente en el agua. Más de hora y media en el agua, y Josu no paraba de coger olas. A mí me costó más... no sé muy bien por qué, pero hasta mitad de mañana no empecé a disfrutar.
El caso es que más de hora y media más tarde nos saliamos del agua cansados, y sobre todo, con los dedos de los pies fresquitos... más bien congelados. Es lo que tiene el invierno. Si hay poca gente en el agua, es por algo...
Quizás haya sido el último baño del año... pero por si acaso, estaremos atentos a nochebuena y navidad.
Y por cierto...FELIZ NAVIDAD!!!!

No hay comentarios: