domingo, 27 de febrero de 2011

Camper van y San Juan de Luz

Este fin de semana había que aprovechar la pequeña tregua que nos daba el tiempo. Así que el viernes nos escapamos Victor y yo. Quedamos en Hendaya, pero Victor llegó antes que yo, y me dijo que había medio metro escaso, así que decidimos quedar en Cote des Basques en Biarritz.
La temperatura y el sol acompañaban, por lo que prometía un baño interesante.
Al llegar a Biarritz, nos encontramos con un mar muy revuelto, y olas muy cerronas. Estuvimos más de 20 minutos observando al personal, y pocos conseguin pillar alguna ola. Mientras tanto, entablamos conversación con un local que nos oyó hablar y estuvimos hablando de dónde podíamos ir. Nos sugirió Lafitenia, Gethary, Bidart... y entre unas cosas y otras, nos contó que no podía surfear todavía porque se había dado un golpe muy fuerte esta semana... Nos contó que estuvo con Axi Muniain, con las moto de agua, y que una de esas brutalidades de ola de Belharra le hizo bastante daño, así que le tocaba descansar. Victor y yo nos fijamos en sus rasgos y complexión, y la verdad que el tío tenía pinta de decir la verdad.

Decidimos poner rumbo al sur por la carretera nacional, e ir chequeando todos los spots en los que creíamos que podía haber algo. El primero fue Lafitenia. Cuando llegamos, no paraban de entrar coches al parking, y al asomarnos a la playa, vimos más de 30 personas en el mismo sitio... estaba claro, ese era el sitio adecuado, pero no para nosotros... mucha gente + mucho nivel = pocas olas.
Después de un fugaz paso por la playa de Erromandie, decidimos ir a ver la bahia de San Juan de Luz, ya que podía estar más resguardado que los demás sitios. Acertamos.


El espigón hace que las olas sólo puedan entrar de un sitio, y se ordenan a mitad de la bahía. No más de 5 personas en el agua nos hicieron decidirnos con rapidez. Tras una larga remada, encontramos un pico bueno de derechas, en el que un local se estaba poniendo las botas. Se notaba que no era la primera vez que estaba ahí, porque estaba en el sitio exacto en todas las series, y las cogía sin apenas esfuerzo. Mientras Victor se fue cerca del espigón a coger un par de buenas y largas olas, yo me quedé tanteando este pico.
El rato que estuvo Victor en el otro lado fue suficiente para que yo le tomara la medida al sitio, y pillara un par de buenas olas, que me dejaron subir y bajar por la pared haciendo que la tarde mereciera la pena. Victor logró encontrarle el punto al final, y nos fuimos con la satisfacción de haber surfeado en un nuevo lugar, y con la sensación de que vamos a volver ahí.

Ya el sábado, desde primera hora de la mañana, me dediqué a buscar e investigar cómo hacer las adaptacions a mi nueva furgoneta. Tengo que transformarla entera por dentro, y la verdad que me parece un desafío interesante... Tengo muchas ganas de que llegue el verano, cuando Amaia y yo nos vayamos por la costa y nos despertemos a pie de playa, surfeemos al amanecer y anochecer, y nos recorramos las Landas de arriba a abajo... pura vida!!!
De momento, esta semana a concretar el diseño interior, limpiarla para dejarla nueva e instalarle un aparato de música y adapatadores de corriente.
Buenas olas!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

nice one jesus! jan

JSQ dijo...

Thanks Singapore man!!!