lunes, 21 de marzo de 2011

De más a menos, de Hendaya a Zarautz

Viernes, 3 de la tarde. El pistoletazo de salida en el trabajo hace que ponga dirección a Hendaya con muchas ganas. Previsiones de casi 2 metros y una semana muy tensa de trabajo colaboran para que crea que hoy es un buen día para surfear. Victor me espera en Hendaya.
A las 4 de la tarde nos encontramos en el casino. La marea alta es más alta que nunca, y a la izquierda del casino, se forman unas buenas izquierdas que hay que aprovechar. Victor estrena hoy su cámara Go Pro, que nos va a dar mucho juego y muchas fotos y horas de video.
Las condiciones son sorprendentemente buenas, y durante una hora aproximadamente pillamos unas cuantas buenas olas cada uno. Poco a poco me voy haciendo a la tabla y se va notando.
Antes de las 6, la marea comienza a descender rápidamente, lo que hace que las olas empiecen a cerrarse y a caer en bloque, lo que dificulta mucho surfearlas.
Decidimos que vale por hoy, que el domingo, volvemos a Zarautz a las clases con Ibón.

Domingo, 10 de la mañana. Mientras aparcamos el coche, nos pasa una bicicleta con un tío que nos saluda. Lleva unas muletas en una de las manos. Es Ibón, al que ya le han quitado la escayola y se dirige a la escuela de Pukas donde recibimos las clases.
El mar no está muy apetecible para surfear. Poco tamaño y el nivel de marea está justo donde se forma un rio en mitad de la playa de Zarautz, lo que hace que esté muy revuelto, con corriente y sin apenas fuerza de olas.
Después de ver unos videos muy ilustrativos (la verdad, cuánto sabe este tio!) cogemos unos monopatines y bajamos una pequeña cuesta subidos en ellos para entrenar la postura. Poco a poco vamos puliendo defectos. Quien me iba a decir a mí, que a mis 35 tacos iba a estar subido en un monopatín... da igual, el caso es que se perfecciona bastante. Para el próximo día, prometo imágenes.
A las 11 nos cambiamos y nos metemos al agua. La corriente nos lleva hacia una zona bastante desordenada y con malas olas, y después de casi media hora luchando por encontrar un sitio y sin parar de remar, Ibón nos llama para que salgamos. El día no está para mucho más, mejor reservar fuerzas para otra vez.
Esperemos que el domingo que viene, las condiciones nos respeten, aunque viendo las previsiones, creo que volveremos a subirnos al skate... que no me rompa nada, por favor!

2 comentarios:

martintxo dijo...

Tu siempre has sido el Tommy Hawk de la ciadrilla.¿ El monopatín es un Sancheskis?

JSQ dijo...

Han cambiado mucho Martín, pero gracias a dios no era un shanchesky... Jejejeje..