lunes, 14 de marzo de 2011

Viernes estreno, domingo resaca

Viernes, salgo de trabajar, y voy en busca de Amaia. Conmigo, la furgo. Hoy es el primer día que le voy a dar uso surfero, aunque todavía está sin preparar. Va como un tiro, y nos plantamos en Hendaya en menos de una hora. Las sensaciones conduciendo son muy buenas, así que esperemos que se mantengan durante todo el verano.
En Hendaya hemos quedado con Víctor, que se sorprende al ver la furgo.
Hoy Amaia se mete al agua por primera vez desde octubre, ya que las ganas de estrenar su nueva tabla hacen que venza la barrera psicológica del frío. Un cielo con nubes y claros nos acompaña, y la temperatura exterior hace que todo sea más sencillo.
El único pero lo encontramos en el mar. Olas de metro y medio muy desordenadas y cerronas que vienen sin descanso no nos permiten disfrutar de un baño tranquilo. Amaia disfruta más de la situación al quedarse cogiendo espumas y experimentando nuevas sensaciones con la tabla. Al final Víctor y yo acabamos cerca de ella, aprovechando alguna ola orillera. Es la única manera de practicar algo.
Hay días como estos en los que lo hay que adaptarse a las circunstancias si se quiere disfrutar algo. Es una de las desventajas de no ver el mar desde la terraza de casa…
 
Domingo, la resaca se apodera de mi cuerpo tras una noche de celebraciones en Donosti. Hoy es el segundo día del curso con Ibón Amatriain, y me parece que tampoco voy a poder ir. Dos bodas en dos fines de semana me han impedido ir al curso que reciben Victor, Josu y otros dos chicos de Pamplona.
De cualquier forma, y ya que estamos a escasos 15 km de Zarautz, nos vamos a ver qué tal está el curso. Llegamos a las 11, y nos dirigimos a la escuela de Pukas en el paseo marítimo. Allí nos encontramos con Ibón en la puerta, en silla de ruedas tras su rotura de peroné cogiendo un olón de 8 metros durante el último temporal en Galicia. El tío parece muy majo, campechano y agradable de trato. Me presento, y le comento mi estado, y que el próximo domingo estaré en perfectas condiciones para su clase. Hoy, desde luego, no es día para surfear en mis condiciones. Él asiente con una sonrisa… creo que ya sabe qué es surfear de resaca, y lo que eso implica.
Amaia y yo nos quedamos en una terraza con un desayuno potente y un buen zumo de naranja, viendo las evoluciones del curso. El mar está un poco mejor que el viernes, pero de los del curso, sólo Víctor consigue coger alguna que otra buena ola.

A partir del próximo fin de semana, esperemos que las condiciones sean buenas, porque habrá que dedicarse ya en serio a prepararse para Portugal. Quedan 5 semanas, y cada vez tengo más ganas.

2 comentarios:

JGFP dijo...

Que pasa Salinas? Como se dice por el mundillo de los bichos escaladores: Que guapa la "rula"!!!. Preparala bien no vaya a ser que me la tengas que dejar cuando vaya a Etxauri a dejarme los antebrazos en la roca del norte... Work sucks, go climbing!!!

JSQ dijo...

Jeje! que grande JGFP!! No te preocupes que iré contigo, no vaya a ser que necesites una ambulancia!! Work sucks!!!