jueves, 21 de abril de 2011

Baleal, día 1. Sorpresas de todo tipo.

Por fin ha llegado el día. Rumbo a Portugal. Tras unas 8 horas de viaje, aquí estamos. No sin ello superar unas cuantas anécdotas, que con el paso del tiempo, espero que me arranquen una sonrisa.
Nada más llegar a Baleal, la primera y más agradable sorpresa. Un sol de lo más reluciente nos recibió. El cielo despejado. La sonrisa se nos plantó en la cara con la esperanza de que no desaparezca en todas las vacaciones.

Nos pasamos por la oficina de Marcos y Bruno, y después de comentar qué tal nos va la vida, nos guiaron hasta la que va a ser nuestra casa los próximos días. Pero qué buena pinta tiene!!! Un jardín en la entrada principal, con una enorme terraza en la parte trasera, cuarto especial para tablas y neoprenos, salón, cocina con 2 neveras, 4 habiraciones, 3 baños… un lujo! Y al entrar en la casa, la segunda sopresa. Jan, compañero de aventuras pasadas en Portugal, y que no puede estar esta vez con nosotros, nos dejó una sorpresa preparada. Unas cuantas botellas de vino, y la nevera llena de cervezas “Sagres”!!! Thank you very much for your presents Jan. We’ll enjoy every one thinking of you!!

Después, fuimos a dar una vuelta por la zona para ver qué tal estaban las condiciones. Teníamos que esperar a que Erwan, que llegaba de París, nos llamara. Problema. Miramos los móviles y ninguno de nosotros tenía cobertura. Los “amigos” de movistar habían hecho de las suyas. Cuando la semana pasada nos dijeron que el roaming estaba activado, nos engañaron. Después de varios intentos por llamar directamente a atención del cliente desde una cabina, los numeros no estaban operativos. Es lo que tiene tener extensiones de 4 numeros. El caso es que despues de unos cuantos minutos escuchando a la típica operadora a la que le entiendes lo justo, me pusieron una música que acabé odiando… y por fin me pasan con un tío que hablaba “normal”. Le tuve que volver a dar mis datos, y me dijo que lo activaba en 15 minutos. Pero lo mejor es cuando le dije que me activara también otro número, el de Amaia, y me dijo que no podía, que tenía que volver a llamar a atención al cliente, que el sólo solucionaba los problemas que le pasaban de ahí. Allá donde quiera que estés, operador de los cojones, que te den por donde menos te guste.
Despues, llamamos otra vez desde mi movil, y problema solucionado. Vamos a escribir a Erwan a ver qué tal está, y la respuesta fue la segunda sorpresa negativa del día. Erwan no había podido coger el avión por una infección de oídos, y tenía que esperar a ver si hoy puede cogerlo. Esperemos que los antibióticos hagan su trabajo rápido.
Después de pasear por la playa, comer un pescadito a pie de playa, y ver a la cantidad de gente que había surfeando con un altísimo nivel durante horas (las olas de 3 metros lo exigían), nos fuimos a Peniche a hacer compra y ver el pueblo.

9 de la noche, hora española, vamos a un restaurante que conozco de veces anteriores, con tele, por supuesto. Al preguntarle al camarero si va a poner el futbol, nos dice que sí. Y cual es nuestra sorpresa, que cuando empieza el partido nos planta el Oporto-Benfica, final de la copa portuguesa… y ahí estamos, disfrutando de la cena, pero viendo un artido que nos daba bastante igual…
El caso es que terminamos de cenar, y decidimos buscar un sitio donde poder verlo. Y ahí estaba una sala de juegos, con toda la gente alrededor de la televisión viendo la copa portuguesa, y los ordenadores vacíos… así que a Amaia se le ocurrió la genial idea de verlo por internet… y ahí estuvimos viendo el segundo tiempo. Se acabó la copa portuguesa, y por lo menos pudimos ver la prorroga… que alegría!!
Y después de ver a Casillas levantar la copa, nos fuimos hacia casa. Era cerca de la una, cuando el teléfono sonó. Victor y Josu ya estaban al lado de casa. Para mañana, ya estaremos todos. La semana, promete.

2 comentarios:

martintxo dijo...

Grandes los blancos !!!!

Anónimo dijo...

enjoy the drinks :-) JAN