miércoles, 27 de abril de 2011

Baleal, dia 4. Sin baño pero con barbacoa

La lluvia no ha parado de caer durante toda la noche y el viento también le ha acompañado un buen rato. Mal presagio. A las 7 estamos arriba, como otros días, y desayunamos con cierto escepticismo. Desde la cocina vemos que el viento es muy fuerte, pero no nos resignamos a comprobar las playas. Así que con todos los bártulos en el coche vamos chequeando una a una todas las playas. La lluvia aparece intermitentemente y no colabora para nada. Imposible. 
El mar está muy picado y el viento norte frío y potente que hace imposibilitaría cualquier maniobra. Así que nos volvemos para casa. ¿Y que hace uno a las 8 de la mañana en casa? Pues principalmente charlar y echar alguna cabecadita que otra, mientras las chicas se van despertando poco a poco.
Nos vamos a Peniche a hacer un opco de turismo por el puerto y las tiendas de alrededor, unos se toman un café y otros no nos podemos resistir a tomarnos un mojito. Es nuestro pequeño homenaje al apaeritivo. Después de un rato visitando las tiendas, en las que hay una gran cantidad de tablas con las que pasar un buen rato, vemos que se abren algunos claros en el cielo. El fuerte viento arrastra las nubes con fuerza, así que en pocos minutos, ya no hay ni rastro de las lluvias, y el sol aparece. Es el momento de hacer la tan ansiada barbacoa. Unas brochetas de verduras y solomillo, txistorra de la tierra, ensalada y pizza sobrante de la cena componen el menú. En poco más de media hora, está montada toda la infraestructura. Quién nos lo iba a decir esta mañana con la que estaba cayendo…
Y después de tan copiosa comida, una buena siesta, y vuelta a comprobar las posibilidades de surfear. El viento sigue siendo muy fuerte, así que no somos muy optimistas al respecto.  Estábamos en lo cierto, las condiciones son parecidas a las de la mañana, así que nos damos media vuelta y para casa. Esperemos que no sople más días así. Mañana veremos.

No hay comentarios: