domingo, 30 de octubre de 2011

Llegando a Fuerteventura

Tras un sábado de preparativos, el domingo es el día que empieza una nueva aventura. Esta vez, Fuerteventura... y sin haberlo desado, me ha salido un pareado... será casualidad? o el destino me reservaba una fatalidad?
Bueno, basta ya de rimas... el caso es que llegar al aeropuerto de Pamplona 5 minutos antes de que cerraran la facturacion no me ha servido de nada. Al llegar a Madrid, mi maleta no ha salido por la cinta, y en la oficina de reclamaciones me han confirmado que estaba todavía en Pamplona... no voy a comentar qué es lo que pienso de todo la gente que se encarga de las maletas, porque este blog tiene cierta ética y decoro, que si no, nombraba una a una a todas sus madres...

De cualquier modo, a eso de la 1 hora local, llegaba a Fuerteventura. Sol, calorcito... que alegría!
Uno de los chicos de la freesurf school me recoge en el aeropuerto y me lleva a Corralejo. Allí me dan la bienvenida varios tipos. Marc y Rafa, encargados de la gestionar la casa, organización de comidas, limpieza, surf en ratos libres... Pablo, otro surfer de secano, concretamente de Vitoria y mi compañero de habitación durante la próxima semana, una pareja de catalanes también están en la casa, además de un grupo de madrileños que a las 8 de la tarde todavía no conozco.
Tras acomodar la mochila que tengo por único equipaje, como unas ricas brochetas que tienen preparadas... parece que he llegado a la hora adecuada. Tras departir un rato sobre nuestros orígenes, surf y temas varios, decidimos ir a ver cómo está el mar. No tengo mucha intención de meterme al agua, pero Pablo me ofrece tabla y neopreno por si me animo.

Rumbo al norte, donde más fuerte entra el swell, vemos como la costa es golpeada por grandes olas... nos dirigimos a Majanicho, una pequeña bahia en la que por lo general no hay olas, y en la que en días como hoy, es el único sitio donde se puede surfear...
Tras observar un rato el mar, decido no entrar. Pablo se anima. Creo que hay demasiada corriente para las fuerzas que tengo despues del viaje, así que me quedo sacando algunas fotos, y disfrutando del ambiente.
Una hora sacando fotos es suficiente, y tras charlar amigablemente con Pablo, Iza, director de la escuela, y Cake, uno de sus colaboradores ponemos rumbo a la surfhouse... Mañana os pondré alguna foto de la casa, que tiene muy buena pinta.
De momento, que llegue la maleta, me ayudaría bastante...

No hay comentarios: