jueves, 3 de noviembre de 2011

Disfrutando de lo lindo

Ayer por la mañana pasaba Iza a buscarme a las 9, esta vez íbamos a ir mano a mano. El swell bajaba un poco respecto al día anterior, y era probable que tuvieramos que ir un poco más hacia el norte que el día anterior. Lo primero que hicimos fue ir a Punta Elena, sabiendo que la ola del día anterior iba a tener menos fuerza, pero cuando nos asomamos vimos como salía una izquierda larga donde el día anterior no había más que espuma de la fuerza que traía el mar.

Así que tras tantear un poco el terreno, nos fuimos en busca de la izquierda aprovechando que todavía no había mucha gente en el agua. Las series grandes pasaban de metro y medio, y el sol y la falta de viento hacían que la sesión prometiera buenas olas. Poco antes de entrar, Pablo, el perfiles y Rafa (compañeros de la surfhouse) también se decidieron a entrar con nosotros, aunque Pablo no duró mucho en el agua al gopeársele la tabla contra las rocas y tener que salir para evitar males mayores.Ya en el agua, y siempre siguiendo las indicaciones de Iza, fue muy facil coger varias izquierdas largas. Poco a poco, el pico se iba llenando de gente, incluyendo alguna escuela y varios SUPs, lo que hizo que se masificara y que cada vez fuera más dificil disfrutar de las olas. Hacía mucho tiempo que no surfeaba en bañador y camiseta, pero ya en el agua, las sensaciones eran como en verano.
Ya por la tarde, y tras compartir una amena comida con los chicos en la surfhouse, Perfiles, Rafa, Castán y yo fuimos en busca de algún spot donde poder surfear. Castán es local de la isla y se conoce numerosos picos de los que poder disfrutar.

Cuando nos desvíamos para tomar el camino que lleva a la costa norte, torcimos para tomar un camino aún más estrecho que nos llevó a "Bristol". Series de unos 2 metros y fondo de roca nos esperaban. Una de las mejores inversiones que he hecho en esto del surf, han sido los escarpines de reef... pasar sobre piedra volcánica para entrar y salir del agua sin escarpines, hubiera sido muy doloroso...
Castán entró al pico y se situó junto a otros locales, mientras que Perfiles, Rafa y yo, nos quedamos un poco más apartados para no molestar. Aparte de tener menos nivel, hay que tener cuidado en no molestar a los locales remando todas las olas y no dejándoles disfrutar de "sus" olas.
La primera media hora estuvo muy bien, con 2 grandes izquierdas muy potentes, pero poco a poco fué cambiando la marea y desplazándose el pico hacia donde estaban los locales. Si a eso unimos que entraron un montón de corcheros, decidimos poner fin al baño a la hora de haber entrado.

Después vimos uno de esos episodios que a uno no les gusta ver en las playas. Un local le salta la ola a un corchero, y le cae encima, con tan mala suerte de que al local se le rompe la tabla. El corchero llevaba un rato sin dejar coger olas a los demás, y el local le gritó la ola sin tener preferencia, aunque siendo local, es como si la tuviera... el caso es que el local lo mandó fuera de la playa y si no fuera porque el corchero le pedía perdón y le decía que le pagaba la tabla, la cosa hubiera llegado a las manos... afortunadamente, todo quedó ahí.
Hoy por la mañana Iza ha pasado a buscarme con Max, otro de los monitores, y Pablo. Según las previsiones entraba un maretón de más de 4 metros, por lo que el norte estaría completamente desfasado y donde estuvimos ayer también. Aún así nos pasamos por Punta Elena, pero estaba muy fuerte. Además el viento tenía mucha fuerza y podía hacer la situación muy desapacible.
Al final hemos ido bajando por el este de la isla hasta parar en la playa de "El bunker". Aunque había un fuerte viento cruzado, por momentos se tornaba off-shore. En el pico sólo 4 personas y con  poco nivel, así que Iza ha decidido que era el sitio adecuado.

Las series tardaban unos 5 minutos en entrar, pero cuando lo hacían, lo hacían de manera limpia y con olas largas y con recorrido, que nos han dejado subirlas y bajarlas varias veces y practicar los giros. No recuerdo un día en que las olas tuvieran tanto recorrido y fueran tan nobles.
Para colmo, el viento ha dejado de soplar al pasar la hora de surfing, y ha salido el sol... las derechas iniciales han pasado a romper en izquierdas igual de largas o más que al principio; el no vá más. 
Lo que prometía ser un día muy duro por las condiciones iniciales, se había convertido en uno de los mejores días de surfing de mi vida... sólo por este día, el viaje ya ha merecido la pena.

No hay comentarios: