miércoles, 25 de abril de 2012

Empieza lo bueno


Martes, 6:30 de la mañana. Como todos los días nos reunimos en la cocina para disfrutar de un buen desayuno. No nos entretenemos mucho desayunando, puesto que estamos ansiosos por ver qué nos depara el mar.
Cargamos todo en la furgo y nos dirigimos a Lagido. Efectivamente el swell ha llegado. El problema es que le acompaña un fuerte viento del norte que machaca las olas. Lagido está imposible, literalmente blanco por la espuma de las olas y la fuerza del mar. En Cantinho de Bahía la situación es muy parecida. El mar está muy pasado y revuelto. Nos dirigimos hacia Molhe del Este y Supertubos para comprobar si el mar es capaz de llegar hasta ahí, aunque la dirección del swell no es la correcta para que estos sitios funcionen. Así es, las olas en estos sitios no rompen con fuerza. Nos toca esperar.
Así que vuelta a Peniche, desayunar de nuevo (esta vez tranquilamente), y disfrutar de Rush Hour en casa. Un clásico de nuestros viajes a Portugal. Poco antes de comer, volvemos a asomarnos por la playa a ver si la situación es la misma. Nada ha cambiado. Únicamente el sol quiere darnos una concesión y se anima a salir.
Tras dar buena cuenta de la comida preparada por Jan, y de de una mini siesta al sol, volvemos a chequear la playa. Desde Almagreira hasta más allá de Consolasao, vimos uno a uno todos los spots. El viento ha bajado su intensidad, y puede que tengamos alguna posibilidad. Al volver al “córner” de la Bahía, nos encontramos con más de 30 personas en el agua, y lo que es mejor de todo, con olas mucho más ordenadas que a la mañana. Es nuestro momento. Erwan no está muy decidido a entrar, pero al final le convencemos.
En el agua, durante la primera media hora, las olas no son muy buenas, pero las series que llegan permiten sacarles partido. En el medio de la bahía el mar está desfasado y se hace imposible surfear, por lo que “el córner” es la única opción. Poco a poco el viento va bajando y el mar se ordena. Nos desplazamos cada vez más hacia el medio, y acabamos disfrutando de olas potentes de 2 metros, con salida a izquierda y derecha que hacen las delicias de casi todos los que estábamos en el agua. Digo casi todos, porque a algún instructor de escuela no se le ocurrió mejor idea que meter a sus chicos y chicas en medio de todo el berenjenal, proporcionándonos un espectáculo de caídas digno de carcajadas. Pobre gente.
Tras más de hora y media en el agua y con cara de satisfacción, era el momento de disfrutar de unas cervezas en la terraza viendo el mar. Mañana el viento cambia de dirección y sopla con fuerza del sur. Eso significa que las condiciones van a ser perfectas… épicas. A ver si es verdad.
Por cierto, IMYAA!

No hay comentarios: