martes, 10 de abril de 2012

Y por fin salió el sol

3 semanas, 3, llevaba sin surfear. Por una o por otra causa no había podido entrar al agua, y las ganas se estaban convirtiendo en ansiedad. No sé que tendrá el surf, que a todo el mundo le pasa lo mismo cuando se aleja del mar y su modo de entenderlo. 
Así que tras ver llover desde el miercoles hasta el sábado, con poco mar y vientos nefastos para surfear, decidí llamarle a Josu el sábado para poder darnos un chapuzón el domingo. Como él estaba en una situación parecida a la mía, no lo dudamos y quedamos bien pronto por la mañana para aprovechar la marea alta de Zarautz y evitatar el previsible viento del Oeste que nos daría una tregua durante las primeras horas. 

Para las 9:30 estábamos en el agua él y yo solos, puesto que todos los que se asomaban con intención de surfear desistían al ver las condiciones. Mar muy picado con olas imprevisibles que llegaban en sus series más contundentes al metro y medio. Probablemente un día normal como este no nos hubiéramos metido al agua, pero después de tanto tiempo, es mejor un baño regular que ninguno.
2 horas en el agua es tiempo suficiente para coger unas olitas y quitarnos el mono. Supongo que alguno de los que estaba fuera nos vio y se animó, porque al cabo de un rato estábamos unos pocos más en el agua, todos con la misma sensación de que mejor un mar así que ninguno.
El lunes las condiciones fueron totalmente distintas. Sol, ligero viento sur, olas de un metro con periodo amplio nos esperaban. Por fin una buena sesión. 
A las 9:30 de la mañana ya estaba en el agua. Josu, Iker, David, Javi y su novia tenían clase con Ibón desde las 10. Yo este mes libro, demasiados compromisos el fin de semana. 
En el agua la sensación de que días como ese hay pocos, y si son de los primeros de la primavera mejor, porque se cogen con unas ganas tremendas.
 Ibón se quedó fuera filmando la sesión para ir corrigiendo los muchos errores que cometemos, esta vez con la compañía de Axier, que lleva ya unas semanas sin poder meterse al agua por unos problemas en el brazo, a ver si se recupera pronto. 
Víctor también falto a la clase, pero como estaba en Peniche con Iñigo, seguro que no le importó demasiado...

Total, que tras más de 2 horas en el agua, cogiendo buenas olas, disfrutando del buen tiempo y de la compañía, decidí salir más por agotamiento que por ganas, sabiendo que a la tarde volvería a repetir baño. Había que aprovechar. 
Por la tarde, fuimos a Hendaya. Amaia estaba con ganas de aprovechar el día y las condiciones del mar, y tras más de 4 meses sin surfear, lo mejor era empezar poco a poco. En Hendaya había menos mar que en Zarautz, pero suficiente para retomar las sensaciones. Estuvimos poco más de una hora, tiempo suficiente para que Amaia cogiera unas cuantas olitas y volviera a tener el feeling que te da la tabla sobre el mar. Es el primer día de lo que esperamos sea una larga temporada. 
Por mi parte no hay mucho más, sólo que ya ha empezado la cuenta atrás para volver al origen del blog, a Peniche, con la Gypsy Crew, Anthony, Jan y Erwan... Portugal está cada vez más cerca.

1 comentario:

Jan dijo...

ROCK'N'ROLL my friend!!! Only one week left. YEAH YEAH YEAH!!!