domingo, 24 de marzo de 2013

Los melenudos con SurfTeknika


 El sábado por la mañana temprano habíamos quedado Josu, Axier y yo para ir a Hendaia. Allí nos veríamos con David y Victor y con Mikel y Jaime de SurfTeknika, quienes, para promocionarse, habían organizado unas clases gratuitas para explicar cómo funcionaban.
Así que a las 9 de la mañana ya estábamos en Hendaia todos... menos Victor, que se había quedado dormido y al final no apareció. Y nosotros, los melenudos, esperándole... :-)
 
 
Allí estaban Mikel y Jaime, quienes nos explicaron cómo tenían montada su escuela de perfeccionamiento y su manera de funcionar. La verdad que su forma de enfocar las clases es muy atractiva, acomodando las clases a los diferentes spots y condiciones, y con la posibilidad de tener un monitor dentro del agua y otro fuera realizando videograbaciones para luego corregir los errores.
Seguro que algún mes nos apuntamos para mejorar la técnica y explotar sus conocimientos en diferentes condiciones. Obviamente, el handicap de vivir alejado del mar y reducir los baños a los fines de semana, siempre va a limitar el tiempo que dediquemos al surf, pero no por ello disfrutaremos menos.
 
Axier, David y Josu se metieron al agua junto con Mikel y un par de chavales más que se habían apuntado a las jornadas de surf teknika, y allí estuvieron durante una hora cogiendo las pocas olas que había, ya que la marea estaba bastante baja y no entraban con mucha fuerza. Mientras tanto, yo me quedé fuera haciendo alguna foto, reservándome para un poco más tarde dada mi limitación a hacer grandes esfuerzos. Pude charlar un rato con Jaime de sus viajes por Maldivas, Bali y Asia en general, a la vez de sus experiencias con el surfing, lo que hizo que el tiempo pasara muy deprisa.
Una vez finalizaron la clase, me cambié y me metí al agua con el longboard... dado el tamaño de las olas, era la mejor opción, y además ayudaría a mejorar mi forma física y a divertirme.
 
 
Conforme pasaba el tiempo, las olas mejoraban sin llegar a alcanzar el metro en ningún momento, el sol brillaba en el cielo y yo disfrutaba con el long volviendo a compartir olas y tiempo con los amigos. La verdad que elegir el long fue muy buena idea, ya que disfruté muchas olas. Cómo se echan de menos esos momentos cuando uno no los puede disfrutar.
Después de una hora y media larga en el agua, dos y media para los demás, salimos del agua cansados pero contentos (sobre todo yo) y finalizamos el día haciéndonos una foto para recordarle a Víctor que los melenudos le echamos de menos.

lunes, 18 de marzo de 2013

¡De vuelta al agua!

Y al final fueron 75 días... hasta que por fin me pude dar un baño corto.
Fue el sábado, después de pasar el día en Hossegor y alrededores. Amaia y yo llevábámos más de 2 meses y medio sin aparecer por ahí y nos parecía una eternidad, así que aprovechamos para disfrutar de un día nuboso que nos supo a gloria. Volver a comer pescadito fresco y disfrutar de la buena compañía junto al mar se echa mucho de menos.


El caso es que a eso de las 11 de la mañana estábamos por Capbreton, y me acerqué a ver cómo estaban las condiciones, ya que anunciaban viento sur potente. Las fuertes rachas de viento estaban dejando el mar muy picado, ya que el viento venía completamente de costado y las olas no llegaban limpias. Conforme avanzara el día, las previsones anunciaban que crecía la fueza del mar, así nos lo tomamos con calma, esperando a que David nos informara cómo estaba el mar por Hendaia y alrededores.




A eso de las 4 de la tarde, recibí la llamada de David diciendome que en Hendaia no había mucho tamaño, y que iba a echar un vistazo por Bidart para ver que tal estaba por allá el tema. Pusimos rumbo al sur sin prisa, a sabiendas de que pararíamos en Bidart o Hendaia, y cualquiera de los 2 sitios nos pillaba de vuelta a casa. Finalmente, David nos confirmó que el viento estaba dejando muy tocado el mar también en Bidart, por lo que quedamos en Hendaia.
Al llegar, el mar estaba muy ordenado, con un ligero viento offshore y el tamaño creciendo poco a poco. Extrañaba ver tan poca gente en el agua con las condiciones que había... probablemente, mucho mejores de las que anunciaban las previsiones.


Así que después de 2 meses y medio sin entrar al agua, no tenía excusa... un metro de ola y creciendo, buenas condiciones y poca gente en el agua... y esta vez no iba a ser por falta de ganas!
David y yo nos cambiamos rápidamente, mientras Amaia se quedó fuera para dar buena cuenta de la sesión fotográfica.


La verdad es que noté mucho la falta de actividad, puesto que mi la remada no tenía ni la mitad de potencia que otras veces, a la vez que falta de fondo, pero tras las últimas semanas, era lo menos que se podía esperar... aún así disfruté enormemente las pocas olas que cogí en poco menos de una hora, mientras David cogió unas cuantas más, algunas de ellas bastante buenas.
Tras un comienzo de año muy difícil, por fin he vuelto a vivir esas sensaciones, ese olor a salitre, ese frío, esa adrenalina, ese cansancio... por fin he vuelto a sentirme más vivo que nunca.

jueves, 14 de marzo de 2013

73 días sin surfear

Llevo 73 días sin surfear.
73 días desde que despedí el año como lo hacía los últimos años, surfeando.
73 días añorando esa sensación indescriptible de cabalgar una ola.
73 días mirando videos de surf.
73 días sin mirar los partes de olas pensando qué me deparará el siguiente baño.
73 días viendo en facebook a los amigos surfear.
73 días sin conducir de camino a la costa mirando hacia dónde sopla el viento.
73 días sin narrar un baño en diariodeunsurferdesecano.com
69 días desde que algo en mi cuerpo dijo basta y mandó un coágulo al cerebro que me impidió mover un brazo y hablar por momentos.
69 días desde que me dí cuenta que la vida cambia en segundos.
69 días pensando si habrí siguiente baño.
69 días pensando en aquel tubo.
69 días pensando si la vida sería igual sin el surf...
69 días pensando si volvería a vivir esos momentos fuera y dentro del agua que no se cambian por nada.
69 días pensando si volvería a madrugar tanto para nunca ser el primero en meterme al agua.
69 días haciendo sufrir a las personas que más quiero.
69 días ofuscado...

Llevaba 13.564 días con un agujero en el corazón que decidió mandar un aviso hace 69 días.
Y en todo este tiempo, los 69 días, uno se da cuenta de que lo más importante son las personas que más quieres en la vida... y los momentos que compartes con ellas... y que aunque el surf no lo es todo en la vida, sí que ayuda a vivirla mejor... y mucho!

Dentro de poco espero estar de vuelta en el agua con mi mujer, con mis amigos, con mi tabla, mi sonrisa, mis madrugones, mis desayunos, mis botellas de agua, mi furgo, mis puestas de sol, mis cervezas, mi cámara de fotos, la go pro, las gafas, la gorra, el poncho y lo que haga falta.

Hoy más que nunca... pura vida!