viernes, 26 de abril de 2013

Baleal Visual 2013

Ericeira


Ericeira II

Ericeira III

BBQ

Gypsys


Toby

Bad boys

Anthony & Jesus

Supertubos
Checking Almagreira

Almagreira

Almagreira II

Flowers

Sunset
Supertubos pumping

jueves, 25 de abril de 2013

Entre Supertubos y Molhe del Este

Hoy tenía que ser un gran día... el viento desaparecía y el swell, aunque bajaba un poco se mantenía cerca de los 2 metros. 
Por la mañana temprano, tras el correspondiente desayuno con tertulia, hemos ido a comprobar Lagido y Cantinho de Bahía. Nos hemos encontrado todo demasiado revuelto. El mas sigue picado por estos lugares, y suponemos que a lo largo del día se irá ordenando, pero por el momento no es una buena opción.

Nos acercamos a Molhe del Este y Supertubos... esto es otra cosa... el mar completamente glassy y las olas se marcan perfectamente. Supertubos está bastante lleno de gente, por lo que nos decantamos por irnos 500 metros a la derecha, donde estamos casi solos. 
Aunque poco a poco se va uniendo más gente, tanto Erwan como yo nos ponemos morados la primera media hora. Más tarde, se va uniendo gente a nuestro alrededor y la cantidad de olas va bajando... no importa, tenemos todo el día por delante.

Tras esta buena sesión vespertina y un poco de relax, vamos en busca de un buen pescado para disfrutar de una buena barbacoa. Damos con un pequeño local con mariscos y pescado fresco a unos precios increibles... por lo que nos hacemos con 3 besugos y 2 doradas para comer... 
Tras un rato de preparación y tertulia, y disfrute de una barbacoa al sol, nada mejor que una siesta para culminar la mañana.
Tras la siesta, vuelta a comprobar cómo estaban los spots... la situación era la misma, así que vuelta a Supertubos y a disfrutar del baño. 
Había más gente que a la mañana, pero hemos disfrutado igual o más... así da gusto! He aguantado en el agua una hora... hay que dosificar los esfuerzos, que quedan días por delante y uno nunca sabe cuando se pueden dar unas condiciones épicas... pero seguro que pronto. 
Mientras tanto, IMYAA.

martes, 23 de abril de 2013

De visita por Ericeira

Son las 7 de la mañana... la gripe no me ha dejado dormir como me gustaría, así que no tengo otra cosa que hacer que comprobar si el viento es tan fuerte como indicaban las previsiones. Nada más asomar la cabeza por la ventana, veo las copas de los arboles agitarse con fuerza... hoy va a ser dificil surfear...
Tras un buen rato de desayuno tranquilos, vemos qué opciones nos quedan... sale sobre la mesa la visita a Lisboa... 4 años viniendo aquí, y sólo hemos pisado el aeropuerto de Lisboa... una pena. Tras echarle un vistazo al mapa de Portugal, acabamos por seleccionar 2 opciones más, Ericeira y Nazaret. Una al sur y la otra al norte de Peniche. Finalmente, y dado que Toby tiene que comprar una funda doble para sus tablas, nos decantamos por Ericeira... nos llama más la atención recorrer la carretera de la costa sin prisa que meternos en una urbe como Lisboa. Nazaret, a parte de su ola gigante, no sabemos qué mas puede tener.
Así que poco a poco vamos por la carretera rumbo al sur, pueblo a pueblo, y tras pasar un tramo de autopista, llegamos a Ericeira.

El pueblo nos ha sorprendido agradablemente. Un pueblecito pesquero con muchas calles peatonales, edificios blancos con balcones azules y muchas terrazas entre sus estrechas calles.
Tras visitar varias de sus tiendas de surf y encontrar la funda para Toby, paramos a comer en una terraza. Buena comida abrigados del fuerte viento y al sol, poco más se puede pedir.
Damos una vuelta por los diferentes acantilados alrededor de Ericeira... el viento está desfasado, pero toda la zona parece un gran sitio para el surf. Tras varias paradas turísticas, ponemos rumbo de vuelta a Baleal. Puede que a la tarde, con la marea baja, Supertubos o Molhe del Este funcionen bien, pese al viento.
Así que antes de pasar por casa, paramos en supertubos a ver cómo estaba el panorama. Las olas habían subido de tamaño, y el viento era muy fuerte y completamente offshore. 
Toby tenía una sonrisa de oreja a oreja... estaba ansioso por probar sus tablas en esas condiciones.
Así que con una parada técnica para echar las tablas a la furgo y comer algo, nos plantamos en Banana Beach. Yo no lo veía claro, ya que el viento era muy fuerte y te sacaba enseguida de la ola. Erwan, Toby y Anthony no se lo pensaron.

A los 10 minutos de entrar en el agua, Anthony estaba fuera junto a mí. Con series demasiado grandes, mucho viento y tablas descontroladas no estaba a gusto dentro del agua. Yo, dadas mis escasas fuerzas, estaría parecido... mejor esperamos a mañana. 
Erwan y Toby están más rato en el agua, y sobre todo Erwan disfruta de unas cuantas buenas olas. Toby va cogiendole el tono a su tabla, pero todavía es pronto. 
Una vez todos estamos fuera, es el momento de organizar una buena cena. Esta vez un pollo marinado, con el que el Chief Anthony nos deleita... buena cena en buena compañía... esperemos que mañana tanto el mar, como el viento y yo, estemos mejor. 

lunes, 22 de abril de 2013

Reencuentro con la SGC en Baleal

Y por fin, el sábado, tras 9 horas en la carretera junto una inesperada acompañante, la gripe, llegué a Baleal. Nada ha cambiado por aquí. Así que tras recoger las llaves, y acceder a una casa mejor acondicionada que en años anteriores (esta vez sólo nos separa la carretera de la playa), me dediqué a dormir mientras esperaba al Anthony, Erwan y Toby, que se juntaban en el aeropuerto de Lisboa. Este año Jan no ha podido venir. Una verdadera lástima. Jan, we miss you.


A media tarde llegaron, y tras comprobar que no estaba en la mejor de mis condiciones, se fueron a hacer la compra y preparar todo lo necesario para la semana que vamos a pasar juntos.
No sé cuánto rato estuve durmiendo, pero el caso es que me levanté pasadas las 10, y tras comer algo me volví a meter a la cama... solo deseaba que la gripe me abandonara cuanto antes.
A la mañana siguiente me levanté mucho mejor, pero todavía no me encontraba con fuerzas como para surfear, así que tras comprobar cómo estaban las condicones y decantarnos para surfear por Cantinho de Bahía, me quedé haciendo unas fotos fuera. Las condiciones no eran espectaculares, pero era lo único que se podía surfear en toda la zona, a la espera del fuerte swell del lunes.
Tras el baño, a disfrutar del tiempo soleado en una terraza junto a Lagido, comiendo unas hamburguesas espectaculares y pòniendonos al día después de tanto tiempo.
Y como manda la costumbre, tras una buena sesión de surf y su correspondiente comida, la merecida siesta, que en este caso también me venía muy bien.
Por la tarde, Cantinho de Bahía estaba abarrotado, por lo que preferimos mirar cómo estaba Molhe del Este, concretamente banana Beach. La decisión fue bastante acertada, puesto que aunque el tamaño no llegaba al metro, las olas venían limpias, y lo mejor de todo, no había casi gente en el agua. Esta vez sí que me decidí a darme un baño, ya que me sentía con más fuerzas que a la mañana y la verdad que fue una decisión acertada. Fueron pocas olas, pero divertidas, y lo más importante, las sensaciones que tuve eran buenas. La gripe no me había abandonado del todo, pero poco a poco, se tenía que ir marchando...
Por la noche, un clásico. Volvimos al "O Cebras" a por esos solomillos con ensalada, patatas fritas, arroz y alubias... nada como unos buenos filetes para reponer fuerzas. Mañana entra un swell fuerte del noroeste, pero con mucho viento, así que veremos cómo están las condiciones y si surfeamos o no.

martes, 16 de abril de 2013

De la búsqueda de tablas, a un avance del verano

El viernes teníamos planificada una tarde intensa, ya que Axier, Josu y yo queríamos ver in situ varias tablas a las que habíamos echado el ojo por internet. Además teníamos que pasarnos por Pukas a recoger un par de tablas.
Así que nos plantamos en Essus, con la idea de ver qué es lo que tenía Sanse en la tienda, y nos llevamos una grata sorpresa al comprobar que las Soul, que eran las tablas que habíamos visto en internet, estaban en la tienda y con varios de los modelos que queríamos ver.
 

Tras compartir conversación y opiniones con Sanse, cada uno salió con las ideas un poco más claras, y sólo nos queda probar las tablas o algo parecido a ellas para decidirnos a dar el paso.
En mi caso concreto, la Soul Buddy ganó peso frente a la Lost Coach Potato, por el tema de la maniobrabilidad, siempre que sea lo suficientemente gruesa como para divertirme en olas pequeñas.
Después a Pukas, donde esperaban 2 all merrick nuevecitas, la dumpster diver y la semi pro, con muy buena pinta y a las que les daremos un buen uso la semana que viene en Portugal.
Después de salir de las tiendas, y viendo que el mar se estaba ordenando y dejando olas de menos de un metro , decidimos cambiarnos y darnos un baño aprovechando que ya estábamos allí.
 

Cuando nos cambiamos el panorama había cambiado bastante, ya que las series empezaban a romper fuerte y con metro y medio. Tras una larga remontada hasta el pico, donde me encontré con Liria, amigo del colegio y con el que pude hablar entre serie y serie, y tras comprobar que el tema se estaba poniendo más duro de lo previsto, aproveché una muy buena ola de izquierdas para salir. Fue un baño corto, de media hora, pero mereció la pena sólo por esa ola. Axier y Josu se quedaron un rato más en el agua, donde disfrutaron de buenas olas entre la dificultad del tamaño y la corriente que se generó en tan poco tiempo. Al final, todos a casa satisfechos.
 

El domingo pintaba muy bien. Todo indicaba que el día iba a ser espectacular, con el cielo despejado y temperaturas de 25 grados. Olas de metro y medio y viento sur moderado.
Como era uno de esos días en los que la gente se amontona en las playas, Amaia y yo decidimos pasar el día por las Landas, y finalizar el día con un baño donde las condiciones fueran mejores.
Tras comprobar cómo hossegor ya empieza a tomarle el pulso al verano y preparar la temporada, disfrutar de una buena comida y vino frente al mar y su posterior paseo por la playa, pusimos rumbo a Hendaya. En Hossegor el viento sur estaba dejando el mar muy picado, con muy pocas posibilidades de surfear limpio, y tras recibir la llamada de Axier y comentarme que no había viento y era muy probable que cuando subiera la marea en Hendaya, el mar levantaría un poco pero suficiente, nos decidimos a ir hacia el sur.


Y allá que fuimos, y nos encontramos un mar casi glassy, con olas pequeñas, pero muy limpias. Había bastante gente en el agua, pero nos hicimos nuestro sitio rápidamente. Amaia con su long, Axier con la Essus 6' 2'' a la que ya le va pillando el tino y yo con la bing de Axier, disfrutamos como un día de verano. Una tras otra nos dimos un festival de olas, y tras cerca de 2 horas en el agua, pusimos fin al día con unas cervezas en una terraza... no hay mejor manera de terminar un día de surf que esta.
Tras un invierno duro, el calor nos ha dado la bienvenida.

 
 

lunes, 1 de abril de 2013

Una de cal y otra de arena

La semana Santa nos ha traído una de cal y una de arena.
Primero la de arena. El viernes, un viaje relámpago con Josu para comprobar que el Swell del Oeste no llegaba al golfo de Vizcaya como nos hubiera gustado. Aunque las previsiones marcaban metro y medio y subiendo y periodo 14, para la tarde del viernes, vimos cómo las olas no levantaban ni medio palmo. El swell se había quedado demasiado al sur.
 
 
Josu y yo habíamos quedado con David en Hendaya, por si se repetían las condiciones de hace un par de semanas, pero no hubo suerte. Subimos hasta Bidart sin mucha esperanza, y confirmamos nuestros malos presentimientos. Nada de nada, ni 10 cm de ola... así que nos pasamos por la nueva tienda de Boardriders de San Juan de Luz y la carpa que habían instalado cerca, para pasar la tarde y vuelta a Pamplona con los papeles cambiados. La ropa mojada por la cantidad de lluvia que caía, y las tablas y los neoprenos secos.
El sábado entraba el swell fuerte, pero el único que lo disfrutó fue David, ya que hasta el domingo yo no podía volver a intentarlo.
 
 
Y allí nos plantamos Amaia y yo, a por la de cal. A las 9 de la mañana estábamos en Hendaya viendo cómo la marea estaba muy alta. David no era muy partidario de meterse al agua, pero al final le convencí. Nos situamos cerca del obelisco, a la derecha del casino, y dado el coeficiente tan alto de marea, las olas rebotaban todavía contra las rocas y el muro, creando contraolas y dejando en nada las olas que venían.
Decidimos esperar un rato, y conforme vimos que bajaba la marea, nos cambiamos y nos metimos al agua. Apenas 5 personas en el agua también era un buen aliciente para intentarlo. Además, Amaia daría buena cuenta de la sesión con unas grandes fotos.
Preparé la Flyer para el baño, pero a última hora, al ver cómo algunas olas se quedaban un poco justas, me decidí por el longboard. Le ofrecí a David probar la tabla, a lo que accedió gustosamente, ya que está pensando en cambiar a una más fina del estilo de la mía.
Una vez en el agua, había que esperar a la serie, pero conforme más bajaba la marea, más limpia venían las series y más olas se podían coger. Si a esto le unimos que salió el sol, el baño pintaba muy bien. Las series grandes pasaban del metro, y aunque no tenían mucho recorrido, eran más que suficiente para disfrutar del dia.
 
 
David cogió varias olas en las que pudo comprobar la maniobrabilidad de la tabla, sobre todo en comparación con la suya, aunque no sé si llegó a disfrutar como yo por la gran cantidad de gente que llegó al agua y que hacían cada vez  más dificil coger las olas.
Por mi parte, elegir el long fue una buena opción, ya que me sirvió para entrenar, y de paso, disfrutar con unas cuantas buenas olas, entre las muchas que cogí.
 
 
A la hora y media de haber entrado al agua, con el mar repleto de gente y cada vez llegando más, decidimos finalizar el baño. David iba a darse otra oportunidad a la tarde, y yo no debo forzar, así que todos contentos. Por fin pudimos disfrutar de un buen día de surf durante la Semana Santa.