lunes, 22 de abril de 2013

Reencuentro con la SGC en Baleal

Y por fin, el sábado, tras 9 horas en la carretera junto una inesperada acompañante, la gripe, llegué a Baleal. Nada ha cambiado por aquí. Así que tras recoger las llaves, y acceder a una casa mejor acondicionada que en años anteriores (esta vez sólo nos separa la carretera de la playa), me dediqué a dormir mientras esperaba al Anthony, Erwan y Toby, que se juntaban en el aeropuerto de Lisboa. Este año Jan no ha podido venir. Una verdadera lástima. Jan, we miss you.


A media tarde llegaron, y tras comprobar que no estaba en la mejor de mis condiciones, se fueron a hacer la compra y preparar todo lo necesario para la semana que vamos a pasar juntos.
No sé cuánto rato estuve durmiendo, pero el caso es que me levanté pasadas las 10, y tras comer algo me volví a meter a la cama... solo deseaba que la gripe me abandonara cuanto antes.
A la mañana siguiente me levanté mucho mejor, pero todavía no me encontraba con fuerzas como para surfear, así que tras comprobar cómo estaban las condicones y decantarnos para surfear por Cantinho de Bahía, me quedé haciendo unas fotos fuera. Las condiciones no eran espectaculares, pero era lo único que se podía surfear en toda la zona, a la espera del fuerte swell del lunes.
Tras el baño, a disfrutar del tiempo soleado en una terraza junto a Lagido, comiendo unas hamburguesas espectaculares y pòniendonos al día después de tanto tiempo.
Y como manda la costumbre, tras una buena sesión de surf y su correspondiente comida, la merecida siesta, que en este caso también me venía muy bien.
Por la tarde, Cantinho de Bahía estaba abarrotado, por lo que preferimos mirar cómo estaba Molhe del Este, concretamente banana Beach. La decisión fue bastante acertada, puesto que aunque el tamaño no llegaba al metro, las olas venían limpias, y lo mejor de todo, no había casi gente en el agua. Esta vez sí que me decidí a darme un baño, ya que me sentía con más fuerzas que a la mañana y la verdad que fue una decisión acertada. Fueron pocas olas, pero divertidas, y lo más importante, las sensaciones que tuve eran buenas. La gripe no me había abandonado del todo, pero poco a poco, se tenía que ir marchando...
Por la noche, un clásico. Volvimos al "O Cebras" a por esos solomillos con ensalada, patatas fritas, arroz y alubias... nada como unos buenos filetes para reponer fuerzas. Mañana entra un swell fuerte del noroeste, pero con mucho viento, así que veremos cómo están las condiciones y si surfeamos o no.

1 comentario:

Jan dijo...

looks like you guys having fun! enjoy! i am mentally more with you than with my work. hahaha! remember, at least a sagres on me every single day! otherwise, daddy g. won't be proud of you! thanks for blogging jesus!