domingo, 12 de mayo de 2013

Surferos de secano disfrutando en Hendaya

El viernes disfrutamos de uno de esos días que por diversas circunstancias fue para recordar.
Conforme avanzaba la semana veíamos que las previsiones iban a ser muy buenas... muy buenas para Hendaya, claro. Casi 3 metros de ola y periodo de 10 segundos nos limitan las posibilidades de surfear mucho, ya que desde Biarritz hasta las Landas el mar está completamente desfasado, salvo algún pequeño spot protegido.
Quedamos en el panadero, como casi todos los viernes, y allí aparecimos Axier, Josu, Javi y yo. Solíamos coincidir con Javi en el curso de Zarautz, pero esta es la primera vez que se anima a venir con "la manada". A ver si se convierte en una costumbre.

El caso es que a las 5 habíamos quedado con Víctor en la ballena, donde nos esperaba con ganas. El mar nos estaba dando una bonita oportunidad de empezar muy bien el fin de semana.
Las series más grandes rondaban los 2 metros, pero al estar la marea subiendo y los fondos bastante bien, las olas aguantaban lo suficiente para hacerles varias maniobras.
Fue un continuo non-stop de coger olas... yo disfruté como hacía mucho tiempo en Hendaya, y cada vez que remontaba podía ver tanto a Axier, como Victor, Josu o Javi cogiendo buenas olas.
Al poco de estar en el agua apareció David, que no pudo llegar a tiempo, pero nunca falta a su cita con las olas. Primero nos pareció oírle, pero hasta que no apareció por el pico con su inimitable: "¿Que pasa chavales?" no lo dimos por seguro. Así que el ambiente en el agua era inmejorable... estuviera donde estuviera había una cara conocida, y buenas olas para surfear. Además, el tiempo acompañaba con sol y ausencia de viento.
Después de más de una hora de disfrute absoluto, me salí para no forzar la máquina. Todavía sigo esperando que me cierren ese agujero en el corazón que me impide hacer grandes esfuerzos. Poco a poco fueron apareciendo los demás por la furgo, donde nos reunimos tras el baño y comentamos la sesión con una sonrisa en la cara. El día había sido bueno para todos.

El sábado el mar bajaba a metro y medio, con lo cual, en Hendaya las series alcanzarían el metro. Decidí ir a pasar el día con Amaia, y allí quedaría con Víctor para darnos un baño. Esta vez, las previsiones eran mejores en cuanto a viento y sol que el día anterior, pero fueron justo lo contrario. El viento hizo acto de presencia, soplando del norte y picando el mar, no lo suficiente como para desdibujar las olas, pero nada que ver con el día anterior.
Aun así, Víctor y yo estuvimos cerca de 2 horas en el agua. Había que esperar bastante a la serie, puesto que con tabla corta las olas se quedaban muy flojas y había que buscar las olas con más fuerza, pero sí que disfrutamos de ese rato y de alguna que otra ola divertida. Como entrenamiento, estos días son muy buenos, ya que sirven para intentar cosas nuevas.
En definitiva, un buen fin de semana, con buenas olas, de los que esperemos tener más, no sólo por las olas, sino por toda la gente que hace que estos días sean tan maravillosos.

No hay comentarios: