jueves, 26 de septiembre de 2013

Triplete con bañazo

El pasado fin de semana completé el triplete de viernes, sábado y domingo con la mejor de las sonrisas.
El viernes por la tarde, quedamos Ibán, Miguel, Javi y yo para surfear en Zarautz. Las previsiones eran de un metro, y subiendo periodo, lo que a priori nos iba a dejar el mar en mejor situación conforme avanzara la jornada. Al llegar allá, el mar estaba bastante más flojo de lo que esperábamos, con la marea muy alta. Aún así, nos hicimos al agua, y conforme pasaba el rato, las condiciones fueron mejores. La marea bajaba y ya no rompían las olas tan en la orilla, y las series se iban ordenando poco a poco.
Apuramos el baño hasta que la luz comenzó a flojear, pero la última media hora sí le sacamos partido a varias olas de izquierdas, una vez se estaban definiendo los picos.
Cuando nos despedimos, me quedé con la duda de si ir a la mañana siguiente a nuestro ya clásico madrugón de Oceanides... No pude haber decidido otra cosa mejor.

6 de la mañana, Miguel, Javi y yo repetimos, esta vez en el panadero ponemos rumbo a Capbreton. Las previsiones de casi metro y medio, sin viento y periodo 10 nos ponen los dientes largos. Son las 7:30, allí nos encontramos con David y Victor... bueno, con sus vehículos. Ellos ya están en el agua y no han podido resistirse a esperar. También se unen Elías y su hermana. Hay bastante gente mirando desde arriba como está el mar, pero nosotros nos cambiamos directamente.
En el parking me encuentro con Juan Castiella, compañero del colegio y a quien siempre veía por Pamplona y nunca en el agua, y con Mikel de Surfteknika, que iba a dar clase... todos coincidían en lo mismo: "qué bonito está el mar".
Así que cuando subimos la duna y comprobamos cómo estaba el mar, aceleramos el paso casi hasta la carrera para no desaprovechar semejantes condiciones. Glassy, con metro y medio... perfecto!
En el agua fue un no parar... unos tras otro, David, Victor, Miguel, Javi... todos teníamos nuestro momento de gloria.
Tras 2 horas en el agua, Víctor nos hace el gran favor de ir a por la cámara y hacernos unas fotos... el resultado es una gran serie de fotos en poco tiempo, fiel reflejo de cómo había ido la mañana.
Tras un rato comentando la sesión y la tradicional foto para el blog, vuelta a casa con una sonrisa de oreja a oreja.
El domingo más... madrugar ya era demasiado, y las previsiones marcaban para la tarde del domingo un aumento del periodo de hasta 13 segundos, así que Amia y yo nos lo tomamos con tranquilidad.
Después de comer, y de ver cómo en la Cote no había nada que hacer sin un longboard, fuimos a Bidart, donde quedé con Victor, con la esperanza de que hubiera más ola y menos gente... me equivoqué en lo segundo.

Parecía primeros de agosto, y había mucha gente en el agua. De hecho, en el parking era muy complicado aparcar, y tuve la suerte de hacerlo gracias a la colaboración de Pablo, el shaper de Lamoona, que estaba acampado con sus amigos ahí.
Ya en el agua, poca historia... una larga espera entre serie y serie, y un montón de gente en cada ola. Afortunadamente, me coloqué en un punto donde la mayoría de la gente no pasaba la sección, y pude disfrutar de unas cuantas olas, pero todavía tenía en mente el baño del día anterior... ese sí que había sido un buen baño, de los que no se olvidan... ahora, sólo nos queda esperar a que podamos tener algo parecido... o mejor. Septiembre, suele ser benévolo las olas.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

September SGC 2013 meeting... done!


La segunda semana de octubre tuvo lugar el segundo capítulo de la reunión anual de la SGC, esta vez en Hendaya.
El sábado Amaia y yo recibimos a Jan, Daniela y Aline tras su largo viaje desde Suiza. Poco más tarde llegaría Erwan, que en vez de venir directo desde París, había hecho muy bien haciendo noche en Seignosse, donde disfrutó de un baño buenísimo. El domingo llegaría Anthony y el lunes Juliette.
El sábado hicimos un baño a última hora en Hendaya, cuando paró el viento y se ordenó un poco. No había mucho tamaño, pero con un longboard todo es más fácil.
El domingo habíamos quedado en Oceanides con Victor, David, Iker, Miguel, Javi, Ivan… bueno, unos cuantos. A las 7 de la mañana estábamos en el parking, donde nos recibió una fuerte lluvia. Pensábamos encontrarnos un mar ordenado y con periodo alto, pero no tuvimos suerte. No eran las mejores condiciones, sobre todo para Jan, que llevaba mucho tiempo sin surfear… así que con los neoprenos puestos, pusimos rumbo a Bidart, donde pensamos que las condiciones serían mejores.
Poco a poco se fue ordenando el mar, y pudimos gozar de buenas olas. Había merecido la pena el cambio.
Por la tarde, tras degustar unas riquísimas pizzas en Biarritz, decidimos volver a Bidart. El tamaño fue aumentando conforme pasaba el tiempo, y al final fue un baño divertidísimo, con olas de metro y medio y muy largas. Fue el mejor día con diferencia, ya que a partir de ahí, el swell bajaba y se mantuvo en ese nivel hasta final de semana.
Tras pasar un par de días trabajando, el martes a la noche volvía a Hendaya, donde fui muy bien recibido con una barbacoa… así da gusto volver!
El miércoles, dado el poquísimo tamaño que había, optamos por alternar el longboard y el stand up paddle… muy divertido, sobre todo cuando no tienes otra opción.
El jueves y viernes fueron un calco, ya que fuimos a Bidart y, aunque el tamaño de las olas rondaría el metro, lo pasamos muy bien. Las olas eran para nosotros y debido a que estábamos muy pocos en el agua, el ambiente era de diversión continua… oooooiiii!!!! Pusimos fin a la semana con una gran cena organizada por nuestros compañeros suizos. Siempre es un placer compartir esos momentos con gente tan agradable.

El sábado Jan, Daniela, Aline y Anthony salieron pronto por la mañana. Poco antes, Erwan y yo pusimos rumbo a Capbreton, donde compartiríamos un último baño antes de que él y Juliette prosiguieran hacia Paris.  Allí nos encontramos con Victor, David, Javi, Miguel, Axier y Carlos… cada día estamos más.

El mar estaba completamente glassy, pero la serie llegaba con dificultad al metro y conforme avanzaba la mañana, se hacía más difícil surfear tranquilo debido a la gente que había, y a la falta de ética de algunos a la hora de saltar las olas. Habrá que poner orden en el pico en próximas ocasiones.
Por lo demás, un verdadero placer volver a disfrutar de una semana con la SGC. Ahora, a esperar los swell de otoño… vienen olas!