miércoles, 23 de octubre de 2013

Doble sesión doble, doble disfrute.

Fin de semana muy completo el que disfruté. El viernes, viendo que las previsiones eran buenas y el sol iba a acompañar durante toda la jornada, quedé con David y Axier desde el amanecer. El viento sureste de primera hora presagiaba muy buenas condiciones por Bidart y Biarritz, pero cuando llegamos, aunque las olas tenían fuerza, la marea no ayudaba para nada. Los fondos no están muy bien para soportar metro y medio con marea baja y casi ninguna de las olas abrían como para poder surfearlas.


Así que David y yo, puesto que Axier no fue puntual esta vez, fuimos por la corniche mirando las opciones que teníamos, y tras un rato nos plantamos en Hendaya donde apenas había olas.
Haciendo uso de la tecnología, comprobamos las webcam de Zarautz, y vimos que el mar estaba con tamaño y ordenado. Aunque era marea baja, sí que hay algunos momentos en los que las olas abren, así que quedé con Axier allí, mientras David negociaba con su sponsor incorporarse un poco más tarde.
Zarautz nos recibió cerca de las 10 de la mañana con sol, un viento sur ligero que ordenaba el mar y series que alcanzaban el metro y medio con facilidad. Tras sondear las mejores opciones y ponderar la calidad de olas y la gente que había en cada sitio, encontramos un lugar en el que poder coger nuestras olas con tranquilidad.


Cerca de las 11 oímos el típico "qué pasa chavales" de David, cuando estábamos en el agua, lo que significaba que tenía baño durante esa mañana y lo iba a alargar todo lo posible. Y ahí estuvimos, con la tranquilidad de saber que a la tarde tendríamos otro baño, seleccionando bien la solas y disfrutando tanto de la compañía como de las condiciones del mar.
Tras un par de horas en el agua, decidimos salir a recuperar fuerzas, con lo que así estaríamos listos a media marea, y nos asegurábamos estar en las mejores horas de olas y evitábamos a la mayoría de la gente.
Para las 3 estábamos otra vez en el agua... esta vez, había un pico muy bueno, y aunque había mucha gente, nos decidimos a probar fortuna. Había mucha gente en el agua, y como la serie se hacía esperar, cada vez que llegaba era para los muchos tabloneros que había, con lo que no teníamos mucho que hacer con nuestras tablas cortas.


Decidimos movernos a otro sitio, donde nuestra único handicap para coger olas era un Stand up paddle. De esa forma, tendríamos posibilidades de coger algo en cada serie... y así fue. Aunque las series se hacían esperar, nos colocamos bien y pudimos disfrutar de buenas olas. Tuvimos un gran rato de disfrute hasta que las fuerzas empezaron a flojear... era normal, ya íbamos por las 4 horas en el día en el agua.
Cuando fuimos a cambiarnos, nos encontramos con la sorpresa de que el "autobús del surf" había llegado desde Pamplona con Iker, Miguel e Ibán a bordo, y habían tenido la suerte de aparcar a un milímetro de mi furgo... lástima que hubo unos desaprensivos que les dejaron el coche lleno de basura... :-)
El domingo teníamos clase doble con nuestros amigos de Surf Teknika. Quedamos a las 7 de la mañana en Hendaya para ir a Lafitania, donde nos encontraríamos con Víctor e Ibán. La pena es que la marea no nos encajó del todo, y le costaba mucho romper, por lo que Jaime decidió que la mejor opción era movernos hacia Biarritz, concretamente a Milady.


Con los primeros rayos de sol estábamos en el agua, y tras unos momentos en los que nos costó encontrar el sitio por la corriente, comenzamos a disfrutar de unas izquierdas largas y potentes. Además, estábamos solos en el agua, con lo que el rato que pasamos fue muy divertido.
Como es época de mareas vivas, nuestro disfrute no llegó a la hora de duración, puesto que la marea bajó tan rápido que las olas cerraron cada vez más e hicieron más difícil el surfing.
No había problema, nos esperaba un buen almuerzo, una buena charla y la video corrección de la clase del último día... como siempre, muchísimo por mejorar.

video

Y así, con los consejos frescos y las fuerzas recién recuperadas, nos fuimos a Anglet, donde el mar estaba precioso. Las series entraban potentes, con metro y medio pasado, y muchas de ellas con buena salida, por lo que era el momento propicio para poner en práctica, o por lo menos intentarlo, todo lo que habíamos oído momentos antes.
En el agua, el disfrute absoluto. Muy buenas izquierdas, aunque de vez en cuando también salía alguna derecha, y no mucha gente en el agua. Durante más de una hora estuvimos dando lo mejor de nosotros, intentando corregir errores antiguos y cometiendolos a partes iguales, pero sin dejar de disfrutar ni un solo momento. y ya estamos esperando la siguiente!




No hay comentarios: