miércoles, 20 de noviembre de 2013

El invierno ya está aquí

El invierno ya ha llegado... hemos pasado de surfear con un 2/2 a un 4/3, y no ha sido por la temperatura del agua, que se mantiene por encima de 16 grados... sino porque el pasado domingo estábamos a 5 grados en Las Landas. Pero vayamos al principio.


Jaime nos convocó en Hendaya a las 7:30 del domingo. Los días anteriores había estado muy revuelto, y aunque yo no había ido a surfear, todos los que estuvieron por ahí me comentaron que el mar estaba desordenado, muy desordenado y con un clima muy desagradable. Afortunadamente, para el domingo daban algo de sol, y nada de viento...
Pues bien, del sol nos olvidamos, porque no hizo ni intención de aparecer; se debió quedar con el viento. 
El caso es que estábamos en Hendaya antes de que amaneciera. Allí aparecimos David, Axier, Víctor y yo, junto a Jaime y a Marc Gasso, fotógrafo profesional, que gracias a Jaime se vino a dar buena cuenta de nuestra sesión. El pobre Ibán es baja indefinida hasta que se recupere de la rodilla.


Pusimos rumbo a Casernes, donde llegamos al cabo de una hora aproximadamente. Allí muy poca gente, apenas 2 coches, y sólo 2 personas en el agua. 
Después de ver la situación, nos fuimos todos al mismo sitio, un pico de derechas bastante rápidas, con metro pasado y seco. 


Nada más entrar, pudimos comprobar cómo la corriente era intensa. En cuanto te descuidabas unos segundos, estabas fuera de sitio, y la posibilidad de coger una ola decente se convertía en revolcón seguro. 
Tras un primer rato remando constantemente contra corriente para no perder el sitio, decidí entrar en la dinámica de coger una ola, salirme y entrar 200 metros más arriba para dejarme llevar por la corriente y plantarme en el pico sin mucho esfuerzo. 


David se situó bastante bien y tuvo buenas olas hasta que partió la tabla en una de esas bajadas, Axier y Victor un par de ellas buenas, al igual que yo, pero nos quedamos con la sensación de poder haber disfrutado mucho más si no hubiéramos tenido tanto desgaste remando contra corriente.
Marc reflejó perfectamente las secuencias y las mejores olas, pero nos quedamos con las ganas de unas fotos desde dentro del agua. Con esa corriente y tan poco sol, lo mejor era posponer la sesión para otro día. 
Al cabo de una hora larga, Jaime se unió con nosotros en el agua para darnos indicaciones desde dentro. Un placer aprender de él a la vez que verle surfear.


Después, un buen almuerzo para repostar fuerzas, una hoguera en la playa para calentarnos y una buena charla... todo ello a 5 graditos, que para estar en la costa, es mucho, mucho frío... y esto acaba de empezar.

No hay comentarios: