jueves, 27 de febrero de 2014

El día del sponsor nos trajo un bañazo


Y por fin celebramos el homenaje a nuestros esponsors... fue el sábado 15, y pese a algunas ausencias como la de Josu, Fundi o Iván entre otros, nos juntamos una buena representación. Pero el fin de semana nos deparó más surf...
El viernes Axier y yo fuimos a Hendaia, donde nos quitamos el mono a la espera de un fin de semana repleto de compromisos. Olas sin mucha fuerza y de poco tamaño, pero con las ganas que acumulamos durante la semana el baño se hace provechoso.
El sábado era el día... el día del esponsor. Javi y Patricia, y Axier y Adriana hicieron de estupendos anfitriones en la peña Donibane, donde pudimos degustar una cena muy rica a base de ensaladas, patés, pimientos, revuelto de hongos, gambones y besugos a la parrilla... el bueno de Víctor se peleó con los besugos en los fogones, y todo salió a pedir de boca.
La comida y sobremesa regada con buenos caldos de la tierra y su correspondiente copa para hacer más relajada la charla, con el surf como protagonista principal.


Este viernes, lo volvimos a intentar. Pese al anuncio de fuertes vientos, confiamos en la previsiones y nos decidimos a ir a Hendaia. Axier y yo, un viernes más, a la cabeza. David se uniría más tarde.
al llegar las rachas de viento eran fuertes y un poco cruzado, pero el sol que asomaba, las buenas olas y la poca gente en el agua, nos animaron. Dentro del agua las sensaciones fueron diferentes, con un mar muy movido que fue de más a menos, al igual que el viento. Las olas rondaban el metro, y era más cuestión de suerte que de saber estar debido a la aleatoriedad de los picos. Aun así, cogimos nuestras olas, disfrutamos de 2 horas y media de baño y pudimos compartir olas y conversación con Sertx, que cada vez hace unas fotos acuáticas más interesantes.


El sábado nos movimos a Zarautz, en vistas de que la clase sería el domingo allí. El mar estaba muy grande y desfasado, pero se suponía que el domingo el tamaño bajaba y se ordenaría... y así fue. Mientras tanto, pudimos comprobar los efectos de los últimos temporales, bien dejando los cimientos del paseo bastante dañados, o bien dejando a la luz los restos de un barco naufragado en la playa hace unos 100 años... mucho tiempo tendrá que volver a pasar hasta que las cosas vuelvan a su sitio.
El caso es que el domingo a las 7:30 de la mañana estábamos Jaime y yo mirando el mar... muy desordenado en la mitad de la playa, pero con grandes posibilidades en el puerto.



Una vez llegaron Victor, Iván y Eder, fuimos hacia el puerto, parando a mitad de camino a recoger a Ibán que se había quedado dormido en la autocaravana. En el puerto, muy buen panorama.
Las series tardaban en llegar, pero cuando lo hacían, llegaban a los 2 metros incluso alguna más, y con fuerza y salida... además estábamos solos.. iba a ser un buen día.
Y allá que fuimos, Jaime, Iván, Ibán, Víctor, Eder y yo... cuando llegaba la serie la cosa se ponía seria, pero poco a poco fuimos sacándole partido a la mañana. Jaime se cogió unas cuantas bombas, y Eder se cogió la bomba del día... tuve la suerte de verlo en primer plano, y si llego a tener una go-pro le grabo la secuencia de su vida...  todo no se puede.


Ibán también se cogió unas cuantas, aunque no salió muy contento, al igual que el otro Iván. Mención especial para Victor, que esperó pacientemente a que  saliera alguna derecha para cogerla y no tener que ir de izquierdas... que grande eres Victor!!
Por mi parte disfruté de lo lindo, viendo el espectáculo que nos brinda la naturaleza, disfrutando del día soleado y por supuesto cogiendo unas cuantas olas que me dejaron con una sonrisa permanente... esto es el surf... vida, alegría y diversión!


lunes, 10 de febrero de 2014

Entre un temporal y otro siempre hay baño

El viernes esperamos a que dieran las 3 de la tarde ansiosos para empezar el fin de semana de la mejor manera posible, en el agua.
Axier y yo partimos puntuales hacia Hendaya, donde quedamos con Víctor. Al llegar allí, el panorama no era muy bueno, con olas que no llegaban al metro y con poca fuerza, y fuerte viento racheado. Como ya estábamos preparados, fuimos con tablas con mucho volumen, y pudimos aprovechar la tarde con algunas olas largas. Al final, a base de coger muchas olas, hicimos la tarde productiva. También aprovechamos el rato charlando con Jaime, sobre las condiciones de los próximos días y las posibilidades de darnos un baño al día siguiente. Finalmente, parece que Zarautz iba a ser una buena opción, y aunque yo no estaba muy convencido, finalmente me animé a ir.



El sábado por la mañana quedamos Iván, Iker y yo para ir juntos a Zarautz, ya que Iker tenía clase con Ibón y nosotros con Surf Teknika. Allí nos juntamos con Víctor y Raul, que también asistirían a clase.


Al llegar a Zarautz, un potente viento sur ordenaba el mar, y dejaba las series limpias, de metro pasado, con fuerza y largas derechas que hicieron las delicias de todos los que estábamos en el agua, que éramos muy pocos, todo sea dicho. Las previsiones avanzaban una fuerte subida del tamaño de las olas a lo largo del día, hasta llegar a los 7 metros.


Al cabo de media hora más o menos, el viento comenzó a entrar del oeste y con mucha fuerza, haciendo el baño muy incómodo y empeorando notablemente las condiciones del mar. 
Aun así, nuestras caras al finalizar la sesión demostraron una gran satisfacción, señal inequívoca de que el baño fue bueno. Raul se infló a coger olas, algunas de ellas muy buenas como la de la foto de abajo, mientras que nosotros pudimos disfrutar también de las condiciones mientras duraron.


Después de cambiarnos, y de lidiar con algún gorrilla que nos vigiló la furgoneta en el aparcamiento, nos dimos una vuelta por Essus para ver tablas, sobre todo Iván, que tiene pendiente una tabla con más volumen que le permita surfear con más facilidad en olas pequeñas. 
Buen rato el que pasamos escuchando a Sanse, siempre acertado y sincero en sus opiniones. 
Y tras una hora viendo nuevos diseños y evoluciones de modelos anteriores, pusimos rumbo de vuelta a casa, esperando que el temporal nos deje volver al agua lo antes posible.

sábado, 1 de febrero de 2014

El regreso de Josu. Visita a Peta surfboards

Tras unas semanas sin apenas deporte por compromisos laborales y de ocio, y de comprobar el fin de semana pasado que en 15 días sin surfear ni entrenar se pierde mucho fuelle, esta semana me la tomé de preparación para ir mejorando la condición física. El objetivo es llegar a abril como una moto.
Esta semana, recibimos la gran noticia de que Josu quería volver al agua. La última vez que surfeó fue en mayo de 2013, justo antes de mi intervención en el corazón, y nos dimos un baño divertido en Zarautz. A partir de ahí, se fue aparcando poco a poco del surf, pero entre todos hemos conseguido que se vuelva a animar.


Así que el viernes, aprovechando que los días ya van alargando y nos van a permitir surfear a partir de ahora, quedamos en nuestro lugar de partida habitual y nos dirigimos a Hendaya. Las previsiones no daban mucho mar, pero después de tanto tiempo sin surfear, lo mejor era que Josu tuviera un baño cómodo... y a nosotros tampoco nos venía mal después de vernos tan flojos el fin de semana pasado.
En Hendaya habíamos quedado con David y Víctor y fuimos directos al agua. El plan era surfear un par de horas, y hacerle una visita a Peta, shaper reconocido de la zona.
En el agua mucha gente, series que no llegaban al metro y con poco fuerza. Básicamente, no era el baño de nuestras vidas, pero como lo vimos desde fuera, decidimos apostar por el volumen y Axier apostó por su bing, Josu por la wombat y yo por la buddy... conclusión, un baño de lo más divertido.
Tras un par de horas en el agua, nos cambiamos rápidamente para llegar a nuestra cita con Peta. David ya lo conocía de haberle llevado la misma tabla partida en 2 varias veces, pero Axier, Josu y yo no teníamos el placer. Además, Josu quiere hacerse una tabla nueva, ya que la suya la heredó David tras partirla un par de veces...


El caso es que Peta nos enseñó su taller, con su correspondiente shaping room, sala de lijado, sala de glaseado y zona de exposición. Nos contó qué materiales y procedimientos usa, y la verdad es que son trabajos de gran calidad, de hecho, el haber estado tantas veces en California aprendiendo de los más grandes, se nota. Sobre todo, su amistad con Josh Hall y Skip Fry. Todos salimos con nuestras favoritas, y las apuntamos en nuestra próxima carta a los reyes magos, pero sobre todo nos llamaron la atención un par de tablas asimétricas. Estas tablas las ha hecho junto con shaper hawaiano cuyo nombre no recuerdo, y están diseñadas así para que las sufren únicamente los surfers regulars. Os dejo una foto como ejemplo.

Otro de sus fuertes son las tablas grandes. Me quedé enamorado de un par de semi-gun que tenía todavía sin glasear, pero con unas formas y volumen muy apetentes. Los longboards también tenían una pinta estupenda... bueno, todas... la verdad. Creo que pronto volveremos, y me da la sensación que no será de visita.