jueves, 27 de febrero de 2014

El día del sponsor nos trajo un bañazo


Y por fin celebramos el homenaje a nuestros esponsors... fue el sábado 15, y pese a algunas ausencias como la de Josu, Fundi o Iván entre otros, nos juntamos una buena representación. Pero el fin de semana nos deparó más surf...
El viernes Axier y yo fuimos a Hendaia, donde nos quitamos el mono a la espera de un fin de semana repleto de compromisos. Olas sin mucha fuerza y de poco tamaño, pero con las ganas que acumulamos durante la semana el baño se hace provechoso.
El sábado era el día... el día del esponsor. Javi y Patricia, y Axier y Adriana hicieron de estupendos anfitriones en la peña Donibane, donde pudimos degustar una cena muy rica a base de ensaladas, patés, pimientos, revuelto de hongos, gambones y besugos a la parrilla... el bueno de Víctor se peleó con los besugos en los fogones, y todo salió a pedir de boca.
La comida y sobremesa regada con buenos caldos de la tierra y su correspondiente copa para hacer más relajada la charla, con el surf como protagonista principal.


Este viernes, lo volvimos a intentar. Pese al anuncio de fuertes vientos, confiamos en la previsiones y nos decidimos a ir a Hendaia. Axier y yo, un viernes más, a la cabeza. David se uniría más tarde.
al llegar las rachas de viento eran fuertes y un poco cruzado, pero el sol que asomaba, las buenas olas y la poca gente en el agua, nos animaron. Dentro del agua las sensaciones fueron diferentes, con un mar muy movido que fue de más a menos, al igual que el viento. Las olas rondaban el metro, y era más cuestión de suerte que de saber estar debido a la aleatoriedad de los picos. Aun así, cogimos nuestras olas, disfrutamos de 2 horas y media de baño y pudimos compartir olas y conversación con Sertx, que cada vez hace unas fotos acuáticas más interesantes.


El sábado nos movimos a Zarautz, en vistas de que la clase sería el domingo allí. El mar estaba muy grande y desfasado, pero se suponía que el domingo el tamaño bajaba y se ordenaría... y así fue. Mientras tanto, pudimos comprobar los efectos de los últimos temporales, bien dejando los cimientos del paseo bastante dañados, o bien dejando a la luz los restos de un barco naufragado en la playa hace unos 100 años... mucho tiempo tendrá que volver a pasar hasta que las cosas vuelvan a su sitio.
El caso es que el domingo a las 7:30 de la mañana estábamos Jaime y yo mirando el mar... muy desordenado en la mitad de la playa, pero con grandes posibilidades en el puerto.



Una vez llegaron Victor, Iván y Eder, fuimos hacia el puerto, parando a mitad de camino a recoger a Ibán que se había quedado dormido en la autocaravana. En el puerto, muy buen panorama.
Las series tardaban en llegar, pero cuando lo hacían, llegaban a los 2 metros incluso alguna más, y con fuerza y salida... además estábamos solos.. iba a ser un buen día.
Y allá que fuimos, Jaime, Iván, Ibán, Víctor, Eder y yo... cuando llegaba la serie la cosa se ponía seria, pero poco a poco fuimos sacándole partido a la mañana. Jaime se cogió unas cuantas bombas, y Eder se cogió la bomba del día... tuve la suerte de verlo en primer plano, y si llego a tener una go-pro le grabo la secuencia de su vida...  todo no se puede.


Ibán también se cogió unas cuantas, aunque no salió muy contento, al igual que el otro Iván. Mención especial para Victor, que esperó pacientemente a que  saliera alguna derecha para cogerla y no tener que ir de izquierdas... que grande eres Victor!!
Por mi parte disfruté de lo lindo, viendo el espectáculo que nos brinda la naturaleza, disfrutando del día soleado y por supuesto cogiendo unas cuantas olas que me dejaron con una sonrisa permanente... esto es el surf... vida, alegría y diversión!


2 comentarios:

Jan dijo...

sick waves!! cheers bro!

Jesus Salinas dijo...

thanks bro!