lunes, 10 de febrero de 2014

Entre un temporal y otro siempre hay baño

El viernes esperamos a que dieran las 3 de la tarde ansiosos para empezar el fin de semana de la mejor manera posible, en el agua.
Axier y yo partimos puntuales hacia Hendaya, donde quedamos con Víctor. Al llegar allí, el panorama no era muy bueno, con olas que no llegaban al metro y con poca fuerza, y fuerte viento racheado. Como ya estábamos preparados, fuimos con tablas con mucho volumen, y pudimos aprovechar la tarde con algunas olas largas. Al final, a base de coger muchas olas, hicimos la tarde productiva. También aprovechamos el rato charlando con Jaime, sobre las condiciones de los próximos días y las posibilidades de darnos un baño al día siguiente. Finalmente, parece que Zarautz iba a ser una buena opción, y aunque yo no estaba muy convencido, finalmente me animé a ir.



El sábado por la mañana quedamos Iván, Iker y yo para ir juntos a Zarautz, ya que Iker tenía clase con Ibón y nosotros con Surf Teknika. Allí nos juntamos con Víctor y Raul, que también asistirían a clase.


Al llegar a Zarautz, un potente viento sur ordenaba el mar, y dejaba las series limpias, de metro pasado, con fuerza y largas derechas que hicieron las delicias de todos los que estábamos en el agua, que éramos muy pocos, todo sea dicho. Las previsiones avanzaban una fuerte subida del tamaño de las olas a lo largo del día, hasta llegar a los 7 metros.


Al cabo de media hora más o menos, el viento comenzó a entrar del oeste y con mucha fuerza, haciendo el baño muy incómodo y empeorando notablemente las condiciones del mar. 
Aun así, nuestras caras al finalizar la sesión demostraron una gran satisfacción, señal inequívoca de que el baño fue bueno. Raul se infló a coger olas, algunas de ellas muy buenas como la de la foto de abajo, mientras que nosotros pudimos disfrutar también de las condiciones mientras duraron.


Después de cambiarnos, y de lidiar con algún gorrilla que nos vigiló la furgoneta en el aparcamiento, nos dimos una vuelta por Essus para ver tablas, sobre todo Iván, que tiene pendiente una tabla con más volumen que le permita surfear con más facilidad en olas pequeñas. 
Buen rato el que pasamos escuchando a Sanse, siempre acertado y sincero en sus opiniones. 
Y tras una hora viendo nuevos diseños y evoluciones de modelos anteriores, pusimos rumbo de vuelta a casa, esperando que el temporal nos deje volver al agua lo antes posible.

No hay comentarios: