miércoles, 12 de marzo de 2014

En la derecha del Arguiñano

Es viernes, y por primera vez en mucho tiempo hace calor. Estos días se hacen eternos esperando a que llegue la hora de salir del trabajo. Al final todo llega.
Axier y Víctor han pasado la mañana por Francia, y nos encontraremos en Zarautz.


Tras aparcar, le llamo a Axier y quedamos para ver cómo está el mar. Hay un pico que tiene unas derechas de lo más interesantes. Olas que no llegan al metro, pero con mucha salida y maniobrables, nos dicen que la mejor manera de empezar el fin de semana es esa.


En el agua sólo es cuestión de esperar la ola buena, y una tras otra Axier y yo gozamos. Días como estos fáciles son los mejores para practicar cosas nuevas y corregir lo mucho que tenemos por delante.


Al cabo de un rato aparecieron Javi y Patricia, que por fin se han decidido a volver al agua tras su retiro espiritual del invierno. La verdad que no han podido elegir mejor fin de semana para volver, aunque la inactividad les ha pasado factura. Eso sí, siempre es muy motivador ver esas caras de felicidad cuando la gente recupera las sensaciones del surfing.
2 horas y media después, Axier y yo decidimos que es el momento de salirnos del agua. Axier por el cansancio acumulado de la mañana y yo porque al día siguiente al amanecer volvía al agua... a ver si me daba tiempo a recuperar bien.


Son las 7 y media de la mañana y ya ha amanecido completamente. Ibán sale de su autocaravana y observamos el mar. La misma derecha de ayer pero más potente, más larga... perfecto.
Mikel y jaime acuden puntuales a la cita. Aprovechamos para comentar las últimas fotos y videos que ha publicado Magicseaweed, en las que salen ellos compartiendo tubazos con Hodei Collazo, John Duru, Imanol Yeregi y algún que otro pro más...otro nivel!
Aunque no fuimos los primeros en entrar al agua, en el pico se respiraba muy buen ambiente durante la primera hora, al conocernos todos. A todos les llegaba su oportunidad y no la desaprovechaban.
Al cabo de un rato se unió a nosotros Victor con su long, que últimamente ha perdido la buena costumbre de madrugar.


Poco a poco fuimos cogiendo buenas derechas, largas y maniobrables, especialmente Ibán, que después de casi 2 semanas sin surfear tenía muchas ganas de volver al agua. Victor se lo tomó con tranquilidad, esperando con calma su ola adecuada, y no se equivocó, ya que cogió unas cuantas largas y de buen tamaño. 
Conforme avanzaba la mañana, aparecía más gente en el pico, entre ellos Miguel, con el que llevábamos días sin coincidir, pero al que siempre es bueno encontrarse. Así uno se siente como en casa.


Y tras casi dos horas de baño, me salí del agua acusando el esfuerzo del día anterior. No disfruté todo lo que quería, sobre todo el último rato, pero en el cómputo global del fin de semana, todo era positivo. Había vuelto el buen tiempo, las olas eran buenas, los fondos se han quedado perfectos tras el temporal y una vez más, habíamos vuelto a disfrutar del surfing. Todo bueno.


No hay comentarios: