domingo, 28 de septiembre de 2014

Septiembre y Landas, buena combinación

Es domingo, y tras llegar el sábado con la familia a Capbreton e instalarnos allí, quedé con Victor en Les Bourdaines antes del amanecer. 
El parte de olas nos indicaba que cuanto más al norte fuéramos, mejores condiciones nos encontraríamos, sobre todo en cuanto a fuerza se refiere. Así que una vez que vimos el mar, decidimos ir más hacia el norte, concretamente a Messanges. Por el camino avisamos a Iker y Axier que estaban de camino, y estos a su vez a Miguel, que subía un poco más tarde.
En Messanges lo vimos claro, pues el pico donde habíamos surfeado varias veces este verano se mantenía y no había gente. 
Entramos al agua y compartimos las primeras olas con otro surfista durante más de media hora, tiempo más que necesario para que el resto de gente que se asomaba por la playa se diera cuenta de cual era el mejor sitio para surfear. El caso es que durante ese primer rato disfrutamos de buenas olas, largas y con salida, que rondarían el metro.


Durante un espacio de tiempo que se me hizo eterno, pero que en realidad no fue tanto, estuvimos esperando a que llegara alguna serie, pero si recompensa. Así que me salí del agua para ver las condiciones desde fuera, ya que a veces se tiene mejor perspectiva.
Al salir me encontré con Iker y Axier que llegaban en ese momento, y decidimos mantenernos en el sitio, ya que la marea estaba bajando y se tenía que notar.
A los 10 minutos de estar en el agua, empezaron a llegar las series, esta vez de una manera mucho más consistente, y comenzaron a hacer las delicias de todos los que estábamos por ahí, que ya éramos varias decenas. De ahí hasta el final del baño fue un no parar. Iker, Miguel, y yo esperando en el sitio perfecto para coger la serie y gozar. Axier fue de más a menos, sobre todo después de cortarse un dedo y Victor gozando después de un verano complicado por su espalda. 
A las 3 horas y media, Axier, Victor y yo decidimos salirnos, que ya era bastante... Cuando salimos del agua, nos encontramos la playa tomada por cientos de pescadores, y es que empezaba el campeonato del mundo de pesca... era el momento de irse. 




 El lunes las previsiones marcaban menos fuerza, por lo que para poder surfear opté por volver a messanges. Esta vez, sintonizando surf FM en la radio por el camino, que se convirtió en mi compañía durante estos días. Sólo completamente en el agua durante más de una hora hasta que se unió uno a hacerme compañía. Fueron 2 horas largas, con olas que no llegaban al metro pero que me hicieron disfrutar de lo lindo. 


El martes y miércoles tiempo de descanso y relax con la familia, si bien, el miércoles recibí un mensaje de Erwan, que viajaba en tren hacia Seignosse y que se iba a alojar en casa de un amigo suyo hasta el viernes. Así que todo preparado para las condiciones tan buenas que se avecinaban para los próximos días, que podría disfrutar en buena compañía. 


El jueves quedamos al amanecer en Le Penon, donde según me había comentado Erwan, ha estado saliendo todo el verano una derecha larga que ha hecho las delicias de todo el que pasaba por ahí. Tras presentarme a Pierre Henri charlar un poco y ver cómo estaba el mar,decidimos ir a Capbreton, puesto que el mar todavía estaba bastante desordenado de los días anteriores.
En Capbreton las condiciones eran increíbles, con el mar muy ordenado y series que llegaban al metro y medio. Nos bañamos cerca de los búnkers, en La Savage, y tanto Erwan como Pierre Henri y yo no paramos. Cuando uno estaba en la ola, otro remontaba, y así durante un buen rato, siendo difícil que coincidieramos mucho rato en el pico. El único pero al baño fue la cantidad de gente que había para las 9 de la mañana en el agua, eso sí, el rato que coincidimos con los del Reef team alucinamos un rato con los aéreos que se hacían (los chicos, a las chicas las buscamos pero no estaban...) Se ha notado mucho que se celebraba a la vez el quiksilver pro France.  
El viernes fue más de lo mismo, baño parecido con un poco menos de tamaño y un poco antes en el agua. Eso nos hizo evitar tanta gente en el agua durante la primera hora. 


El sábado era el día que nos teníamos que ir, pero visto que iba a hacer tan buen tiempo decidimos alargar el día y aprovechar las condiciones. Aunque mi plan inicial era surfear de 7:30 a 9 en Capbreton, la marea estaba tan alta que no merecía la pena el baño, por lo que decidí volver a casa y hacer las maletas con tranquilidad. Ya habría tiempo a lo largo del día cuando bajara la marea. 
A medio día nos pasamos por Hossegor, que estaba abarrotado de gente por el campeonato, y aproveché para surfear en La Sud, donde rompían series de un metro con mucha salida. Es un spot donde nunca había surfeado, pero me sorprendió gratamente. Seguro que en invierno es un sitio muy a tener en cuenta. 
Y así de rápido pasa una semana en la que uno disfruta de la familia, los amigos, las puestas de sol, las playas y por supuesto, del surf. Que no falte. 

domingo, 14 de septiembre de 2014

Baño divertido en Zenit

Viernes por la tarde. Axier, Miguel y yo quedamos en el taller del shaper local Pablo Larreta, que hace las tablas de Lamoona. Miguel viene a recoger su tabla, ya arreglada tras el percance que tuvimos en Zarautz, y de paso me devuelve la tabla que le dejé para estos días. Axier y yo aprovecharíamos después para darle al skate.
 Tras varias conversaciones a lo largo del verano, Pablo y Helena de Lamoona nos convencieron para  empezar a probar sus tablas y darle nuestra opinión al respecto, así que tras ver los modelos de los que disponía en ese momento y de las previsiones de olas para el sábado nos llevamos una de ellas. Una pena no poder probar un longboard que estaba terminando con buena pinta, pero ya habrá más oportunidades.


El sábado habíamos quedado Axier, Carlos y yo muy temprano para llegar al amanecer a Guethary. Todos habíamos cogido las tablas con más volumen que teníamos, a sabiendas de que con las previsiones de un metro y poca fuerza nos iban a hacer falta. La primera parada la hicimos en Parlamentia, pero la marea estaba muy alta y no rompía la ola. Nos fuimos hasta el final del malecón para ver cómo estaba Zenit, y nos llevamos una sorpresa de lo más agradable, ya que las olas rompían perfectas y con muy buen tamaño. No nos lo pensamos 2 voces, y nos fuimos para allá.


Al llegar al parking, viso que no éramos los únicos que nos habíamos dado cuenta de la situación, ya que apenas quedaban sitios para aparcar y eran las 7 y poco de la mañana. allí nos encontramos con Peta, que estaba esperando a un amigo para decidir si entraban ahí mismo o subían hacía las Landas.
AL llegar al pico vimos que la cosa no iba a estar fácil, pues estábamos cerca de 30 personas. El periodo de ola era alto, por lo que cuando llegara la serie habría que estar bien situado y remar con fuerza.
Carlos y yo alternamos el longboard y la tabla Lamoona, y la verdad que nos divertimos de lo lindo. Las series venían con fuerza, largas y maniobrables y algunas de ellas pasaban del metro. Axier se metió con su Zips, y también disfrutó lo suyo.


En una de las muchas olas que pude coger, tuve la mala suerte que al bajarme de la tabla choqué con una de las rocas del fondo, produciendome varios cortes en el pie. Por desgracia no fui el único que tuvo contacto con las rocas, ya que Axier, en una de sus olas, rompió el invento con la mala fortuna de que su tabla se fue directa hacia las rocas. Si bien un surfista que estaba cerca pudo recuperarla a tiempo, la serie le fue arrastrando a él hacia las rocas donde se llevó un par de golpes de los que duelen al cabo de un rato, sobre todo en el camino de vuelta a casa.

Era la primera vez que yo entraba en Zenit, y la verdad que la ola me gustó mucho y la disfruté. una pena que las veces anteriores que estuve no estaba convencido del todo. Eso sí, estoy seguro que repetiremos... faltaría más.



domingo, 7 de septiembre de 2014

Semana en familia con la SGC



Como ya viene siendo tradición desde hace un par de años, la Surf Gypsy Crew se ha vuelto a juntar la primera semana de septiembre. 
El sábado recogimos a Anthony en el aeropuerto y preparamos todo para la llegada el domingo de Erwan y Juliette. Anthony, Daniela, Aline y Lia llegarían el lunes por la mañana. 
El tiempo ha pasado muy rápido, pero echando la vista atrás los buenos momentos han sido muchos. 
Las condiciones han sido muy variables durante la semana, y el sol siempre nos ha acompañado. El swell ha sido bastante bueno durante la semana, y hemos podido surfear en distintos sitios con diferentes condiciones.




El domingo por la mañana Anthony y yo fuimos a Zarautz, en previsión de que el viento iba a ser más favorable ahí que en Francia. Aprovechamos para quedar con Víctor, que llevaba unas semanas alejado del agua y eligió ese día para volver al agua. Un metro con ligero viento offshore nos dieron la bienvenida, y no lo desaprovechamos durante las casi 2 horas que estuvimos en el agua. Una pena que se me olvidara echar dinero en la OTA y tuviera que salirme del agua a todo correr cuando me acordé...
Por cierto, que tras unos meses sin noticias, el comando hojarasca hizo de las suyas y volvió a actuar... habrá que estar atentos a sus hazañas este otoño.


El lunes y martes estuvimos en Bidart. El lunes tuvimos un baño de esos que se quedan cortos aunque estés 3 horas en el agua. La serie llegaba a un metro, venía totalmente limpia, y los pocos que estábamos a primera hora en el agua no desaprovechamos ni una sola ola. El sol y la ausencia de viento completaban una mañana excelente para el surf. El martes el mar subía bastante, con series que pasaban del metro y medio. La pena fue que la dirección del swell no era la mejor, y las olas cerraban en bloque en su mayoría. Aún así, tuvimos tiempo para un par de bajadas divertidas y unos cuantos wipe outs...




El miércoles en Zarautz volvimos a disfrutar de un un buen día. El tamaño no bajó en exceso, y aunque había que seleccionar bien las olas porque seguían cerrando muchas de ellas en bloque, las que tenían salida nos hicieron disfrutar de lo lindo. Más de 2 horas en el agua y un desayuno frente al mar hicieron que la mañana fuera espectacular.


El jueves el mar bajaba bastante, por lo que nos fuimos de ruta por la costa francesa en busca de un buen spot. No tuvimos mucha suerte, bien por la dirección del swell, o bien porque no nos cuadraron los horarios de las mareas... Al final, acabamos en Guetary, disfrutando de los bellos paisajes y el encanto del pueblo. Las posibilidades de surfear aumentaban mucho si contábamos con un longboard,  así que al día siguiente volvimos con la intención de alquilar uno y probar en Parlamentia. Medio metro de ola para una tabla corta y rodeado de SUPs y longboards era mucha competencia.
Nuestra sorpresa fue que en Guetary ya habían cerrado todas las tiendas de alquiler de tablas, y vista la calidad de las olas, Erwan y yo decidimos quedarnos fuera y ver cómo Anthony y Jan daban lo mejor de sí mismos para coger olas.


Durante esta semana también nos ha dado tiempo a visitar a Peta en su taller de Irún. Aprovechando que tenía que recoger la tabla de Miguel ya reparada, le echamos un vistazo a las posibilidades de encargar otra tabla de cara a este otoño - invierno. La verdad que los diseños son muy apetecibles, y tal como me sucedió en la primera visita a su taller, me fui con la idea de volver... a ver si pronto tenemos novedades.
Hemos dado buena cuenta de la barbacoa, por la que han pasado una buena colección de sardinas, chipirones, rapes, doradas, lubinas y costillas de cordero... todo regado con buenos caldos de la tierra, bien Txakolis, sidras, vinos de Burdeos o bien de cerveza... nunca hay que perder el espíritu.
Nos ha dado tiempo de disfrutar de los pintxos de Hondarribi, de buenos paseos por la playa, de conversaciones muy divertidas y de compartir la felicidad que transmite la segunda generación de la SGC, Aline, Lia y Daniela.


El año que viene, más.