domingo, 14 de septiembre de 2014

Baño divertido en Zenit

Viernes por la tarde. Axier, Miguel y yo quedamos en el taller del shaper local Pablo Larreta, que hace las tablas de Lamoona. Miguel viene a recoger su tabla, ya arreglada tras el percance que tuvimos en Zarautz, y de paso me devuelve la tabla que le dejé para estos días. Axier y yo aprovecharíamos después para darle al skate.
 Tras varias conversaciones a lo largo del verano, Pablo y Helena de Lamoona nos convencieron para  empezar a probar sus tablas y darle nuestra opinión al respecto, así que tras ver los modelos de los que disponía en ese momento y de las previsiones de olas para el sábado nos llevamos una de ellas. Una pena no poder probar un longboard que estaba terminando con buena pinta, pero ya habrá más oportunidades.


El sábado habíamos quedado Axier, Carlos y yo muy temprano para llegar al amanecer a Guethary. Todos habíamos cogido las tablas con más volumen que teníamos, a sabiendas de que con las previsiones de un metro y poca fuerza nos iban a hacer falta. La primera parada la hicimos en Parlamentia, pero la marea estaba muy alta y no rompía la ola. Nos fuimos hasta el final del malecón para ver cómo estaba Zenit, y nos llevamos una sorpresa de lo más agradable, ya que las olas rompían perfectas y con muy buen tamaño. No nos lo pensamos 2 voces, y nos fuimos para allá.


Al llegar al parking, viso que no éramos los únicos que nos habíamos dado cuenta de la situación, ya que apenas quedaban sitios para aparcar y eran las 7 y poco de la mañana. allí nos encontramos con Peta, que estaba esperando a un amigo para decidir si entraban ahí mismo o subían hacía las Landas.
AL llegar al pico vimos que la cosa no iba a estar fácil, pues estábamos cerca de 30 personas. El periodo de ola era alto, por lo que cuando llegara la serie habría que estar bien situado y remar con fuerza.
Carlos y yo alternamos el longboard y la tabla Lamoona, y la verdad que nos divertimos de lo lindo. Las series venían con fuerza, largas y maniobrables y algunas de ellas pasaban del metro. Axier se metió con su Zips, y también disfrutó lo suyo.


En una de las muchas olas que pude coger, tuve la mala suerte que al bajarme de la tabla choqué con una de las rocas del fondo, produciendome varios cortes en el pie. Por desgracia no fui el único que tuvo contacto con las rocas, ya que Axier, en una de sus olas, rompió el invento con la mala fortuna de que su tabla se fue directa hacia las rocas. Si bien un surfista que estaba cerca pudo recuperarla a tiempo, la serie le fue arrastrando a él hacia las rocas donde se llevó un par de golpes de los que duelen al cabo de un rato, sobre todo en el camino de vuelta a casa.

Era la primera vez que yo entraba en Zenit, y la verdad que la ola me gustó mucho y la disfruté. una pena que las veces anteriores que estuve no estaba convencido del todo. Eso sí, estoy seguro que repetiremos... faltaría más.



No hay comentarios: