lunes, 6 de junio de 2016

Playa Ritoque

Era la tercera vez que visitaba la playa, pero las 2 primeras no había podido surfear. La primera por exceso de mar (y falta de forma) y la segunda por defecto. El caso es que la playa de retoque es una de las clásicas para surfear en la quinta región (Región de Valparaíso), con un entorno natural espectacular y a una hora y media de Santiago aproximadamente.
Una de las ventajas de la zona es que ya voy viendo dònde puedo acabar surfeando en función de las condiciones, ya que aquí el surf-forecast no es tan preciso como en casa, o por lo menos no le tengo tomada la medida todavía, aunque en eso estamos. 






Salimos de casa pronto, pero sin madrugar en exceso, y cuando llegamos a la playa, había un viento on shore bastante más fuerte que el marcaban las previsiones, y unas olas bastante más pequeñas de lo que marcaban las previsiones, que era 1,5 metros. Aún así, y dado que es una de las playa donde más expuesto puede estar el mar, decidí quedarme y aprovechar para bañarme por primera vez allí. 

La entrada es bastante sencilla, ya que por un lateral hay un canal que te permite entrar al pico de lado, y sin comer ninguna serie. Una vez allí, era cuestión de esperar una serie que tuviera suficiente fuerza y que viniera lo suficientemente cruzada para que tuviera salida la ola. 
Durante casi hora y media estuve en el agua, y alguna de esas series me dejaron hacer algo, aunque poco para las expectativas que tenia inicialmente. 



Disfrutar de una mañana de olas, con sol, en una playa tan natural y con Viña del Mar al fondo, está muy bien para desconectar de la vorágine de Santiago. Además, uno siempre culmina estos baños con una deliciosa comida en cualquier de los sitios que hay por la zona. 


En cualquier caso, el baño mereció la pena. No perder la remada, entrenar y practicar con la nueva tabla, con la que por cierto, estoy muy contento. Una pena que no me la pueda llevar a España para vacaciones, pero bueno, allí me espera un juguete nuevo del que hablare en la próxima entrada. 

No hay comentarios: