lunes, 9 de marzo de 2020

URBNSURF. El wavegarden en Melbourne


Tras mucho tiempo de espera, en enero por fin abrió sus puertas el wavegarden de Melbourne, más conocido como URBNSURF, y el resultado no ha dejado indiferente a nadie. Mas de 3 semanas de espera para conseguir reservar una sesión de derechas entre semana, y 2 meses para el fin de semana... surfear de izquierdas esta un poco mas sencillo, pero no baja de las 2 semanas de espera... 


El recinto esta muy bien diseñado, con muchas zonas verdes de descanso donde pasar un rato antes y después de la sesión, una tienda, una zona de alquiler de material, vestuarios y algún foodtruck para servir algo de comida mientras abren la zona de restauración. Y por supuesto, el generador de olas en el centro.










Las sesiones constan de 1 hora, y hay nivel intermedio y avanzado, y en cada sesión salen unas 15 series. Cada serie consta de 12 olas, y teniendo en cuenta que en cada sesión hay 15 personas, en alguna serie te vas a quedar sin surfear y te tocara esperar al siguiente turno. 
10 minutos antes de la sesión, hay que juntarse en el punto de encuentro, donde te dan una charla muy básica de seguridad. Lo mas importante, no acercarse mucho a la pared ni al generador (aunque esta cerrado con una valla y no lo puedes tocar), y protegerse la cabeza al caer, dado que la piscina tiene zonas de profundidad baja (pero suficiente).

Una vez comienza la sesión, hay que entrar pegado al espigón central, en fila y respetando los turnos. Y una vez que se genera la ola, cada uno va cogiendo la suya. Si se te escapa o te caes, se pasa el turno y tienes que ponerte el ultimo de la fila. Se genera una ola cada 3 segundos aproximadamente, hasta un total de 12 olas por serie. Lo mas recomendable es tomárselo con calma, puesto que aunque parece que una hora no es mucho, el ritmo es bastante alto y te da tiempo a coger muchas olas y acabar muy cansado. En mi ultima sesión, conté 7 series en los primeros 30 minutos

Tanto en la sesión intermedia como en la avanzada, se comienza con olas mas sencillas para ir subiendo de dificultad conforme avanza la sesión. En el nivel intermedio, se empieza con olas mas bien pequeñas y fáciles, para acabar con olas en torno al metro y con mas potencia. Con estas mismas olas, son con las que se empieza el nivel avanzado hasta llegar a olas no mucho mas grandes, pero que se entuban. 

Hubo varias cosas que me llamaron mucho la atención durante mis sesiones. La primera, la fuerte corriente que hay en la piscina (algo lógico por otra parte). Si te quedas o caes en la zona que rompen las olas, lo mejor que puedes hacer es coger la espuma e intentar salir hasta que termine la rompiente de las olas, dado que la corriente te sacara de esa zona sin dejar acercarte al espigón central. Eso si, el espigón central es el lugar por el que entrar, dado que ahí es donde la corriente te mete hacia donde salen las olas. 
La segunda, la cantidad de situaciones de peligro que se generan con los demás surfistas. Obviamente, de vez en cuando alguno se cae, algo que se vuelve mas común conforme avanza la sesión y aparece el cansancio. Y si a esto le sumamos una ola cada 3 segundos y que todos pasamos por el mismo sitio, la cosa se puede complicar. 
Y la tercera, la gran expectación que ha generado URBNSURF por toda Australia. Viene gente de Sydney, Gold Coast, Adelaida y otros lugares únicamente a probar la ola. Conozco a más de uno que llegan en el vuelo de la mañana, surgen 3 o 4 horas y se vuelven a su casa. Ademas, todos coincidimos en que merece la pena. 

Precios: 69 Dólares australianos la sesión intermedia y 79 la avanzada (unos 42 euros la intermedia y unos 48 euros la avanzada). Luego ya cada uno decidirá si le merece la pena pagarlos o no, pero mi opinión personal es que sí, y mucho. Luego tienes bonos de 10 sesiones avanzadas por 700 dólares, o te puedes hacer socio pagando una cuota mensual, en la que puedes surfear 2 o 4 veces al mes, pero no son acumulables entre meses... 

Para los principiantes, tienen una zona reservada al inicio de la piscina, donde se dan las condiciones perfectas para cogerte unas espumas y pasar un buen rato sin peligro de juntarse con los surfistas de nivel intermedio o avanzado. 

En definitiva, una gran experiencia, y sobre todo, la gran alegría de tener olas garantizadas cuando uno va. Enhorabuena a los inventores.